AMLO blinda megaproyectos “como acto de desesperación”, asegura columnista de WSJ

29/11/2021 - 9:57 am

López Obrador declaró el pasado lunes 22 de noviembre por la tarde de interés público y seguridad nacional “la realización de proyectos y obras a cargo del Gobierno de México asociados a infraestructura”, incluidos el Tren Maya, el Aeropuerto de Santa Lucía y otros.

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).– El blindaje a proyectos y obras de Gobierno que decretó el Presidente Andrés Manuel López Obrador hace unos días “es un acto de desesperación, más que de fortaleza”, aseguró una publicación de The Wall Street Journal.

Fue la columnista Mary Anastasia O’Grady quien en su artículo titulado “López Obrador Courts the Mexican Military” (López Obrador corteja al Ejército mexicano) de esta mañana señaló que el oriundo de Tabasco “se pronunció por encima de la Constitución” al decretar el blindaje de la obras de Gobierno, tanto así que “para algunos se sintió como el principio del fin de la democracia mexicana”.

La periodista escribió que el “acto de desesperación” viene desde “la desesperación” de “quitar obstáculos del camino”, como lo ha intentado hacer con el mercado eléctrico.

Según O’Grady, los seguidores de López Obrador se quejaban de “los obstáculos a su intento de hacerse con el mercado de la electricidad y decían a sus compañeros que debían estar preparados para salir a la calle”. Si el máximo tribunal falla contra el decreto sobre los megaproyectos, eso “servirá para enardecer aún más a sus bases”.

El argumento presidencial, recalcó la columnista de WSJ, es que busca “agilizar la burocracia y eliminar los requerimientos judiciales que se interponen en su visión de México, como la construcción del Tren Maya. Piensen en ello como una desregulación sólo para proyectos gubernamentales, lo cual no es desregulación en absoluto”.

“Desde que asumió el cargo, López Obrador ha acercado a los militares, dándoles contratos para construir proyectos favoritos y ampliando sus oportunidades de ganar dinero”, añadió la periodista y subrayó que los proyectos como el Tren Maya y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles podrían beneficiarse directamente.

Mary Anastasia O’Grady también expuso que la “Cuarta Transformación a la que apuesta López Obrador” es más una visión de México semejante a lo que era el país en la década de 1970, “cuando el Ejecutivo encabezaba una dictadura suave. México necesita esto, razona AMLO, porque sólo un líder moralmente superior como él puede traer verdadera justicia”. Pero la columnista aclara que aunque las intenciones del actual mandatario federal sean las mejores, las cartas no están a su favor.

“Aun si este Presidente es tan puro como asegura ser, la historia no está de su lado”, se lee en la columna publicada en The Wall Street Journal.

En ese sentido, la articulista recordó que en las encuestas internacionales, México ha sido considerado desde hace mucho tiempo como uno de los países más corruptos del mundo y que la práctica da “dar una mordida” para lograr que las cosas se hagan floreció durante los 71 años de Gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI). En su lugar, “los liberales clásicos” han creado instituciones, pero, en palabras de O’Grady, es un esfuerzo “parcialmente exitoso”.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha defendido el decreto asegurando que si los jueces amparan a los opositores contra estas obras poco antes de entregarlas, éstas quedarán inconclusas. Foto: Gobierno de México.

“El verdadero problema de López Obrador es que si bien sigue siendo popular, el país está lleno de intereses que no siempre comparten los puntos de vista de él, desde las comunidades mayas que se oponen a que el tren pase por sus tierras los inversionistas del sector de la energía con contratos firmados. […] Incluso los intereses minoritarios retienen sus derechos a la propiedad y contratos y acceso a las cortes”, insistió.

Al término de su artículo, Mary Anastasia O’Grady recordó que “está chocando de frente con el pluralismo, donde los límites al poder Ejecutivo, impuestos legalmente por el Congreso y los tribunales, amenazan con frenar su agenda en la segunda mitad de su mandato. Si sus partidarios responden con la confrontación física, o con lo que llaman ‘democracia participativa’, más vale que los mexicanos se abrochen los cinturones de seguridad”.

¿DE QUÉ VA EL ACUERDO?

En el Diario Oficial de la Federación (DOF), edición vespertina del 22 de noviembre, se publicó el acuerdo que indica que los proyectos incluidos son “de los sectores comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades energético, puertos, aeropuertos y aquellos que, por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud, se consideren prioritarios y/o estratégicos para el desarrollo nacional”.

ACUERDO-MEGAPROYECTOS-BLINDADOS-AMLO-DOF - Diario Oficial de la Federación

Además, el acuerdo instruye a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal a otorgar la autorización provisional a la presentación y/u obtención de los dictámenes, permisos o licencias necesarias para iniciar los proyectos u obras a que se refiere el artículo anterior, y con ello garantizar su ejecución oportuna, el beneficio social esperado y el ejercicio de los presupuestos autorizados.

“La autorización provisional será emitida en un plazo máximo de cinco días hábiles contados a partir de la presentación de la solicitud correspondiente. Transcurrido dicho plazo sin que se emita una autorización provisional expresa, se considerará resuelta en sentido positivo”, añade el segundo apartado.

También la autorización provisional tendrá una vigencia de doce meses, contados a partir de su emisión, periodo en el cual se deberá obtener, conforme a las disposiciones aplicables, la autorización definitiva, precisa el acuerdo.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Más comentado

más leídas

más leídas