Economía

Metlife y Baillères (GNP) tienen un negociazo con seguros para burócratas de élite; se les acabó

30/07/2018 - 9:25 pm

Metlife México, dirigido por Sofía Belmar, ofrece el Servicio de Separación Individualizado (SSI) exclusivo para funcionarios públicos de mando medio y superior. No obstante, la austeridad republicana de Andrés Manuel López Obrador lo eliminará. Un análisis de la futura administración pública calcula que esa medida generará a la aseguradora del Snoopy pérdidas por 51 mil millones de pesos.

Funcionarios públicos de medio mando explicaron que ese seguro es una especie de liquidación con rendimiento, ya que ellos no tienen acceso a ese rubro al término de su cargo, y se alimenta a partir de aportaciones voluntarias de su sueldo que la dependencia u órgano descentralizado duplica con dinero público, pero con un determinado límite. Por este SSI, que está normado por la Ley de Administración Federal, pagan impuestos, a excepción de los mayores de 60 años de edad y con cinco años de asegurados, aunque es deducible.

Otra aseguradora que perderá es GNP, de Alberto Baillères, por ofrecer el seguro de gasto médico mayor que también será suprimido. Entre 2014 y 2017 ganó 2 mil 200 millones de pesos del gobierno federal por ello. El tercer hombre más rico de México fue uno de los magnates que mandó cartas a sus empleados para generar conciencia en la jornada electoral, donde resultó electo Andrés Manuel López Obrador.

El club de los altos funcionarios. Imagen: Metlife.

Ciudad de México, 30 de julio (SinEmbargo).– Los servidores públicos de mando medio y superior tienen hoy un seguro exclusivo de ahorro para el retiro del que no gozan otros trabajadores civiles ni los operativos o de administración pública que ganan incluso 6 o 10 mil pesos sin ningún seguro médico, como un ex funcionario de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Hidalgo que habló con SinEmbargo.

Es una especie de “club” para secretarios de Estado, subsecretarios o delegados de instancias federales, estatales y órganos desconcentrados llamado “Seguro de Separación Individualizado (SSI)” que otorga Metlife México, y se alimenta de aportaciones voluntarias del sueldo bruto mensual de cada funcionario, que son duplicadas por la dependencia con determinado límite. Tiene beneficios fiscales en empleados mayores de 60 años de edad y con más de cinco años asegurado, y es deducible de impuestos.

“Hay cosas que uno ve que son injustas”, dijo. En 2015, cuando la titular de la Sedesol era Rosario Robles Berlanga, en una junta escuchó de un encargado de finanzas que el entonces Delegado de Sedesol en Hidalgo, Onésimo Serrano González, recibía “un seguro de desempleo de Metlife” para el que la instancia aportaba el 30 por ciento. Cuando acudió al área administrativa para pedir su SSI o seguro médico, al ser empleado de confianza le dijeron que eso “solo lo autorizada la Jefa y aquí solo el Delegado lo tiene”, que “le fuera ahorrando por cualquier cambio”. Y lo hizo en una afore, pero al ganar 10 mil pesos mensuales frente a los más de 40 mil mensuales (más viáticos) de Onésimo, solo tiene 25 mil pesos (de los que le darán 11 por ciento) ahora que está desempleado tras los recortes en la instancia en el marco de las elecciones. “Hacen recorte por todo”, aseguró.

Y no le dieron liquidación, solo su último pago. “Es como trabajar en Estados Unidos o Canadá. Se termina tu contrato y hasta donde te pagaron. No hay liquidación, no hay finiquito, no hay vacaciones… solo mi sueldo de alrededor de 10 mil pesos de un horario aproximado de 8 horas”, aseveró. “Ellos hasta vacaciones pagadas tienen: ya no están al frente de la delegación y les siguen pagando a través de ese seguro de Metlife”.

El ex funcionario tenía un contrato mensual autorenovable –del que nunca tuvo copia– solo con derecho a viáticos para realizar las actividades de programas de atención, sin prestaciones ni seguro médico pese a correr riesgo en la carretera de Pachuca donde hay neblina. Los sindicalizados tienen seguro médico en el ISSSTE, contó. Serrano, por su parte, ahora es el Delegado en Hidalgo de la Secretaría de Desarrollo Urbano (Sedatu), dirigida por Robles, “quien se movía en helicóptero cuando venía aquí a Hidalgo”. De paso, contó que los hacían “inflar cifras” respecto a las personas que asistían “para hacer como que estábamos trabajando” en los informes que debían entregar.

Los 50 lineamientos de austeridad de la futura administración de Andrés Manuel López Obrador plantea eliminarlos y con ello generarle pérdidas millonarias a esta aseguradora del Snoopy, con sede en Nueva York. El SSI está normado en el artículo 31 fracción XXIV de la Ley Orgánica de la Administración Federal, y en la Ley de Presupuesto y Gasto de la Secretaría de Hacienda, pero el punto 16 dice:

“No habrá caja de ahorro especial; es decir, dejará de existir la partida conocida como ‘seguro de separación individualizada'”, reza. Esto se creó en la gestión de Ernesto Zedillo Ponce de León [Presidente de México de 1994 a 2000] para sustituir a los bonos sexenales. El planteamiento 15 dice: “No habrá partida para gastos médicos privados”, incluyendo los ofertados por GNP.

Esta eliminación del seguro de separación individualizado en el Gobierno federal representará pérdidas de 51 mil millones de pesos para MetLife México, de acuerdo con un análisis elaborado por especialistas cercanos a la futura administración pública. Durante 2017, implicó un gasto público de 4 mil 611 millones de pesos del erario al servicio asegurador, el cual tuvo rendimientos.

“Todas las aseguradoras se verán afectadas por la cancelación de los seguros médicos para los funcionarios públicos, pero el golpe más seco se lo llevará MetLife el 1 de diciembre, cuando se dé el mayor cambio y despido de altos funcionarios en la administración pública del país. MetLife recibirá una gran demanda de cobro del Seguro de Separación Individualizado de los ex funcionarios”, escribió Darío Celis, columnista especializado en finanzas. “Pero lo más grave para esta firma es que este seguro va desaparecer”, remató.

Metlife México, dirigida actualmente por Sofía Belmar Berumen, quien figura en la lista de mujeres líderes del país, explica en su página de la Internet que a este SSI sólo tienen derecho mandos medios y superiores al amparo de una póliza y que se hayan separado de su empleo por renuncia, jubilación, cesantía o retiro voluntario, fallecimiento, invalidez e incapacidad total y permanente.

“El SSI es una aportación voluntaria que se realiza de manera quincenal, y es duplicada por la dependencia”, explica. “Puedes usar tu SSI como instrumento de ahorro haciendo aportaciones extraordinarias a tu suma asegurada básica. Puedes retirar tus aportaciones adicionales después de seis meses”. Además, tienen derecho a rechazarlo o cancelarlo.

De acuerdo con los reportes financieros de Metlife México, en 2017 tuvo una utilidad total por 7 mil 710 millones de pesos, menos que los 8 mil 61 millones de pesos generados en 2016. El año pasado contó con 57 mil 872 millones de primas de seguro. Además del SSI ofrece a empleados del Gobierno federal seguros médico, de retiro y de vida.

De acuerdo con la Ley de Administración Federal, la aseguradora –al igual que hacen las Afores– debe invertir los recursos para general desarrollo al país, lo cual deben reportar mensualmente a Hacienda.

“El trancazo va ser doble: perderán por una lado una línea completa de seguros que les era rentable, la del Gobierno federal, y por el otro tendrán que desembolsar miles de millones de pesos por la cancelación de ese seguro especializado”, reiteró Celis. “¿MetLife tiene las reservas suficientes para afrontar esta drástica salida de recursos?”.

Una funcionaria de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que en la próxima administración federal encabezará Marcelo Ebrard Casaubón, comentó que “lo que normalmente nadie dice es que el SSI es más bien una forma de liquidación, porque cuando sales de gobierno no hay liquidaciones; es lo que hayas ahorrado”. Pero Metlife da la opción de conservar la suma asegurada y que el dinero siga creciendo aún después de terminar el periodo laboral en la dependencia.

“Es mucho dinero, eso sí, porque es el doble de lo que ahorras, pero con el límite de 2 por ciento. Por ejemplo, puedes ahorrar 2 mil y la SRE pone otros 2 mil; pero si decides ahorrar 5 mil, la SRE sólo te va a dar los 2 mil que es el tope. Imagínate un sueldo de 80 o 90 mil al mes que ahorran 10 o 12 mil pesos al mes. Pues sí se llevan unos cientos de miles. Pero, repito, cuando sales no hay liquidación”, agregó la trabajadora de la Cancillería, donde las jornadas de trabajo suelen incluir horas de madrugada dadas las diferencias horarias en el mundo.

“Son buenas prestaciones, pero si las quitan nadie va a querer trabajar en gobierno. El salario va a ser menos competitivo que en el sector privado y por las jodas que nos llevamos, de no tener horario, pues no resultará atractivo”, agregó la funcionaria de mando medio. “Gente capacitada –que tiene Maestría y Doctorado– no aceptaría estar aquí por 20 mil pesos al mes cuando podría ganar 80 mil en el sector privado”, añadió.

En su caso, previó, “ni de broma me quedo aquí. Lunes y martes trabajé 15 horas cada día… obvio que sin buenas prestaciones no lo vale”.

El Seguro de Separación Individualizado es una de las prestaciones más jugosas que ofrece el servicio público a funcionarios altos y medios. Imagen: Cortesía.

Otro funcionario de la Secretaría de Salud (SS), quien sí tiene horario fijo, aclaró en entrevista que dicho seguro “no es deducible de impuestos; te lo cobran. En el talón de pago dice: ISS y ISR del SSI”. Metlife da beneficios fiscales si eres mayor de 60 años y llevas cinco años con tu SSI.

“Sólo te dan lo que alcanzaste a juntar y es dinero que te quitaban de tu sueldo. Es como un ahorro, una liquidación […] Es una inversión y genera intereses”, explicó sobre el ahorro doble. “Tú eliges lo que quieres que te descuenten cada quincena. Puedes aportar hasta el 10 por ciento de toda tu quincena. Si trabajas 20 años y te corren, pues es tu liquidación”.

Los trabajadores sindicalizados no cuentan con ese seguro porque ellos tienen derecho a la liquidación.

Sin embargo, añadió la funcionaria de la SRE, “los sindicalizados tienen muchas prestaciones. Además de ser súper parasitarios, pues les pagan los días que no vienen y prácticamente no los pueden correr a pesar de que sean ineptos. Ellos son los únicos que pueden tener ‘base’ y pues no cobran tanto, pero cobran ‘algo’ por no hacer nada. Los que tenemos puestos de confianza, como no podemos darnos el lujo de no venir a trabajar dos semanas seguidas sin que nos corran, al menos tenemos eso”.

“Hay que reducir a la gente pero parejo: altos funcionarios que no hagan nada y gasten mucho, y a la gente de base que no haga su trabajo y siga cobrando, porque ese es un gasto hormiga para el Gobierno federal”, consideró.

En contraste, para el ex funcionario público de la Sedesol Hidalgo el SSI “ha sido un abuso y un privilegio”, ya que algunos de los trabajadores del gobierno que no son mando medio ni superior desconocen su existencia “y hablarles de un seguro médico es una fantasía”.

Reconoció que Metlife México tendrá una pérdida “sustancial”, tan solo pensando en Sedesol que tiene 32 delegados más el Secretario Eviel Pérez Magaña y subsecretarios, que están ganando más de 150 mil pesos mensuales. “Tendría Metlife un golpe muy duro al dejar de percibir esas cantidades”, concluyó.

Formulario para pedir SSI. Imagen: Cortesía.

EL GNP DE BAILLÈRES

Otra aseguradora que se ha visto beneficiada con los gastos del Gobierno federal en seguros es Grupo Nacional Provincial (GNP), que pertenece al Grupo BAL, cuyo dueño es Alberto Baillères González, el tercer hombre más rico de México y uno de los magnates que integran el Consejo Mexicano de Negocios (CMN).

En los días previos a la pasada elección presidencial, Baillères González se vio inmerso en la polémica por enviar una carta a sus empleados para, según él, “crear conciencia” y reflexionar sobre los peligros de votar por el populismo. Tras los resultados electorales mandó una misiva felicitando al Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien en sus 50 puntos de austeridad advierte que ya no habrá partida para gastos médicos privados.

La firma de Baillères recibió 2 mil 200 millones de pesos 2014 y 2016 del Gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto por pólizas de seguro de gastos médicos mayores, de acuerdo con CompraNet [el sistema electrónico de información pública gubernamental sobre adquisiciones, arrendamientos, servicios, obras públicas y servicios relacionados con las mismas] y el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT).

La Unidad de Datos de SinEmbargo reportó anteriormente que Grupo BAL obtuvo al menos 542 contratos con el Gobierno federal, entre 2003 y 2018, que en conjunto suman un total de 16 mil 843 millones de pesos, de acuerdo con datos del Portal de Obligaciones de Transparencia (POT) y la plataforma Compranet.

De todo su conglomerado de empresas, entre enero de 2003 y marzo de 2018 el producto GNP “Vivir es increíble” obtuvo un total de 435 contratos, por un monto de 16 mil 837 millones de pesos. La compañía con 110 años cumplidos de existencia firmó, principalmente, con empresas del Estado del sector de comunicaciones y transportes (122 según el Portal de Transparencia), de ciencia y tecnología (95), y Hacienda y Crédito Público (92).

Además tiene nueve concesiones [tres con el IMSS y con Cofetel, respectivamente. Y dos con la Secretaría de Economía (SE) y una con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)]. Una de ellas venció en 2014, dos concluirán este año y el resto tienen vigencia indefinida.

Dulce Olvera
Reportera de temas de crisis climática, derechos humanos y economía. Egresada de la FCPyS de la UNAM.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

Más comentado