#MetaDatos | Senadores como Citlalli Hernández de Morena y Xóchitl Gálvez del Partido Acción Nacional ejemplifican el cambio de comunicación que ha implicado la agenda que las redes sociales han comenzado a asumir en este sexenio. La tensión que se ha desatado entre las fracciones ha migrado a la esfera digital, donde cada vez es más común que los legisladores participen de manera personal, retuiteen menos contenido, respondan preguntas y confronten a sus adversarios.

Ciudad de México, 8 de diciembre (SinEmbargo).– En septiembre del 2018 se conformó la LXIV Legislatura y al primer año de labores ya se asoman algunos cambios en la manera en que se lleva a cabo la comunicación desde las curules. Por ejemplo, aunque los senadores cuentan con un presupuesto millonario para llevar a cabo las tareas de comunicación social en radio y televisión, han comenzado a utilizar una comunicación más activa desde las redes sociales.

Esta legislatura se caracteriza por hacer un uso más intensivo de Twitter, donde solo 11 de ellos no tienen arrobas identificables o no tienen cuentas en esta red social, y la mayoría participa con alta frecuencia y han extendido las tensiones a la esfera digital.

En este clima áspero sobresale la constante confrontación entre miembros del Partido Acción Nacional (PAN) y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). El PAN no solo busca consolidarse en el discurso como contrapeso de la fuerza política mayoritaria, que es Morena, también desde la estrategia comunicativa, una dinámica que resulta más agresiva en algunas cuentas de panistas.

PAN BUSCA SER CONTRAPESO

De manera general, el PAN emplea las redes sociales como canales para emitir posicionamientos y difundir comunicados con un todo oficialista. Pero algunas senadoras como Xóchitl Gálvez han comenzado asumir un papel más personalizado, lo que rompe con la forma en que este partido acostumbra a usar las redes sociales, y se acerca a la forma en que Morena ha comenzado a emplear estas plataformas.

Gálvez responde desde su cuenta de Twitter a periodistas, políticos y algunos usuarios en general, una acción pocas veces vista entre políticos, pero que cada vez es más frecuente en México.

Gálvez y Ricardo Monreal, coordinador de la fracción de Morena, han intensificado su adversidad desde la arena de Twitter donde han protagonizado algunas confrontaciones. Esta animadversión ejemplifica la tensión que emerge desde la esfera digital entre las fracciones de Morena y el PAN.

El 16 de noviembre trascendió la confrontación que tuvo con Monreal respecto al nombramiento de Rosario Piedra Ibarra como Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

“[Ricardo Monreal] No pretenda desviarse del tema central. Es cuestión de legalidad, no de género ni de amiguitas. La elección fue un fraude. Se robaron dos votos, 76 eran insuficientes para la titularidad de la #CNDH. Nada restaurará la credibilidad de Morena ni la legitimidad de Rosario Piedra,” señaló.

MORENA Y EL “DIÁLOGO CIRCULAR”

Tres senadores de Morena lideran las interacciones en Twitter. Un análisis realizado a la actividad de 116 cuentas de Twitter que figuran como oficiales de los senadores de los ocho partidos, tres sobresalieron en el corte de esta semana en cuanto al número de interacciones entre retuits y menciones y los tres fueron morenistas.

En una muestra compuesta por 38 mil 200 interacciones con 116 cuentas de senadores, realizada entre el 18 y el 20 de noviembre de este año, destacaron los perfiles de Ricardo Monreal, coordinador de la fracción de Morena, y los senadores Citlalli Hernández y Martí Batres, también del mismo partido.

Citalli Hernández genera diálogos orgánicos con sus seguidores, responde preguntas y emplea un lenguaje coloquial. Esta forma de utilizar el Twitter se asemeja a la estrategia que el Presidente Andrés Manuel López Obrador busca generar en sus conferencias mañaneras, definidas por el mismo como un espacio para generar un “diálogo circular” con la prensa.

En la Red, Hernández ha trascendido por haber sido blanco de ataques discriminatorios en dos ocasiones. Estos ataques no surgen de manera espontánea y se organizan de manera en que puedan convertirse en tendencia de Twitter durante el mayor tiempo posible.

Sin embargo, el efecto que han obtenido las etiquetas #CitlalliEsTanGordaQue y #GordaTraicionera ha sido inverso. Una semana después de que se posicionara la etiqueta discriminatoria contra Hernández, esta Senadora adquirió mayor visibilidad en la plataforma de Twitter.

Estos tres senadores de Morena publican más tuits propios de los que retuitean, esto les implica una ventaja sobre aquellos que utilizan sus redes principalmente como cajas de resonancia de las decisiones y posturas que toman sus partidos.

Los senadores de Morena es que dan prioridad a sus comentarios que a los ajenos. Ricardo Monreal no realiza retuits, y en el caso de Batres y Hernández son muy bajos, solo 10 de sus últimas 100 acciones corresponden a esta acción.