En el material que circula en redes sociales se aprecia cómo la víctima del atraco utiliza la manguera con la que despacha combustible a los autos para defenderse, mientras que el supuesto ladrón huye del lugar con las manos vacías pero con varios golpes y daños a su automóvil.

Ciudad de México, 9 de junio (SinEmbargo).- Un video que circula en redes sociales muestra el momento en el que un despachador de gasolina evitó ser asaltado por otro hombre utilizando la manguera con la que despacha combustible como un arma para defenderse.

El material captado por cámaras de seguridad del establecimiento, que supuestamente se localiza en el municipio de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, muestra el momento en el que un vehículo se detiene junto a la bomba despachadora de gasolina, mientras que el trabajador se acerca para comenzar a despachar  el combustible.

Del lado del conductor del automóvil desciende un hombre que viste camisa clara y pantalón obscuro, el cual se acerca sospechosamente al trabajador para posteriormente intentar despojarlo del dinero de las ventas del día.

En respuesta, el despachador se defiende golpeando al presunto asaltante con lo único que tenía a su alcance: la manguera con la que llena los tanques de los autos.

Al verse sorprendido y atacado, el supuesto ladrón aborda de nuevo el vehículo para darse a la fuga, sin embargo, el trabajador comienza a seguirlo y a propinar fuertes golpes con la manguera en los cristales del auto.

Finalmente el asaltante se va del lugar con las manos vacías, aunque su auto recibió bastante daño debido a los embates del despachador.

Aparentemente las gasolineras se han convertido en el nuevo blanco de los ladrones, pues el día anterior a que se dieran a conocer estos hechos, en redes sociales comenzó a circular un video que muestra el momento en que un taxista escapa sin pagar tras cargar combustible en una gasolinera de la Alcaldía Magdalena Contreras, en la Ciudad de México.

En la videograbación, captada por una cámara de vigilancia instalada en el establecimiento, se observa que el conductor no desciende del vehículo público mientras el despachador abastece la unidad.

Una vez que la máquina termina de llenar el tanque y el trabajador cierra la toma del auto, el chofer arranca y se marcha a toda velocidad impidiendo siquiera que el empleado pueda darle alcance.

Las imágenes permiten observar el número de matrícula del taxi, que corresponde al A-8262-C, con cromática en rosa y blanco, característicos de la Ciudad de México.