Devil May Cry 5: Special Edition es una gran oportunidad para experimentar el juego por primera vez y una gran segunda oportunidad para volver a jugar el título para los que disfrutaron de la versión original. Además, el personaje de Vergil es una de las adiciones principales más importantes de esta nueva edición de Devil May Cry 5, ya que podremos utilizarlo desde un inicio.

Ciudad de México, 10 de enero (SinEmbargo).- Desde su salida en marzo de 2019, Devil May Cry 5 se ha convertido en uno de los títulos preferidos de la serie, no sólo por retomar elementos claves de la saga y continuar con la historia de los protagonistas Dante y Nero, sino porque introducía un sistema de juego y combate con cierto nivel de dificultad que nos brindaba una experiencia maravillosa al momento de entrar en batalla. Ahora, con el lanzamiento de la nueva generación de consolas el pasado mes de noviembre, Devil May Cry 5 recibió mejoras en cuanto a rendimiento de juego y gráficos, además de contenido adicional que se suma a los acontecimientos que ya conocíamos dándo suficientes motivos para volver a experimentar uno de los mejores juegos del género hack & slash de los últimos años.

Devil May Cry 5 se sitúa varios años después de los acontecimientos de la cuarta entrega, presentándonos a los personajes más maduros y con unos cuantos años más, la ciudad de Red Grave City es el centro de una nueva invasión de demonios, con uno de nuestros héroes, Nero, cazando a un demonio de nombre “Urizen”, quien obtiene su fuerza gracias a un árbol demoniaco llamado “Qliphtoh”, el cual consume la sangre de los humanos para aumentar su fuerza y la del demonio “Urizen”, sin embargo, nuestro héroe es derrotado, además de perder un brazo y es cuando nuestro segundo héroe, Dante, se integra a la batalla, salvando a Nero de ser capturado, pero siendo expulsado del árbol demoniaco. Después de unos días, Nero regresa a la batalla con un nuevo brazo prostético, construido por su amigo Nico, quien se dedica a las armas y el cual es parte fundamental dentro del combate del juego, específicamente en el personaje de Nero. Poco después y sin detallar tanto la trama del juego, descubriremos que “Urizen” es la mitad demonio del hermano de Dante, Vergil.

Podremos utilizar al personaje de Vergil desde un inicio. Foto: Devil May Cry 5: Special Edition

El personaje de Vergil es una de las adiciones principales más importantes de esta nueva edición de Devil May Cry 5, ya que podremos utilizarlo desde un inicio, siguiendo los acontecimientos originales del juego desde la perspectiva de Vergil, además de nuevos movimientos, un combate enfocado en el combate cuerpo a cuerpo y el uso una de las katanas más famosas de la saga, la Yamato. De esta manera, tenemos un juego con 4 diferentes estilos de combate, además del de Vergil, el de Nero es un combate dinámico entre su espada Red Queen, su revólver y su brazo prostético Devil Braker; el de Dante, con su espada y sus dos pistolas, alternando entre las diferentes armas para realizar combos mucho más devastadores y por último, V con sus habilidades de artes arcanas y el combate físico, haciendo de esta entrega la versión definitiva y la más ambiciosa que hemos visto en la saga.

Uno de los aspectos a destacar de Devil May Cry 5: Special Edition es su mejora visual, con dos tres modos nuevos, el primero de ellos nos ofrece una resolución de 4K con la tecnología de trazado de rayos implementada en el juego, brinda una experiencia completamente nueva a diferencia de la entrega original. El segundo, el modo de rendimiento, este ofrece una resolución de 1080p con trazado de rayos y una tasa de refresco de 60 fps, haciéndolo el modo más indicado para un juego de este estilo, gracias a que ofrece una mejora visual y una tasa de refresco estable y fluida. El tercer modo de juego, nos da una resolución de 1080p y una tasa de refresco de hasta 120 fps, con el trazado de rayos desactivado, sin embargo, este modo dependerá mucho de tener un monitor o TV compatible con 120hz.

Destacan las mejoras visuales. Foto: Devil May Cry 5: Special Edition

Además de esto, en la versión de PS5 podemos disfrutar de la nueva tecnología del control Dualsense, el cual hace uso de las funciones hápticas en la vibración del control al momento de dar golpes, experimentar explosiones o saltar y el uso de los gatillos adaptativos en algunos personajes para sentir la resistencia de la espada al momento de girar la muñeca.

Devil May Cry 5: Special Edition es una gran oportunidad para experimentar el juego por primera vez y una gran segunda oportunidad para volver a jugar el título para los que disfrutaron de la versión original. Si bien las adiciones son pocas, marcan una gran diferencia entre su lanzamiento original y el más reciente, además de ser una prueba de lo que nos espera con las siguientes entregas de la franquicia en la nueva generación de consolas.