Para Fitch las metas puestas sobre la petrolera mexicana fueron agresivas por los niveles de gasto de capital relativamente bajos de Pemex, comparados con los hallazgos históricos y costos de inversión. El 7 de agosto el banco BBVA México dijo que Pemex requiere de una inversión privada anual de 20,000 millones de dólares adicionales.

El 16 de julio, el Presidente Andrés Manuel López Obrador y Octavio Romero, director general de Pemex, dieron a conocer el plan de rescate por tres años (2019-2023) para la empresa productiva del Estado.

Ciudad de México, 12 de agosto (SinEmbargo).- Las métricas crediticias de Petróleos Mexicanos (Pemex) se debilitarán si el plan de negocios presentado por el Gobierno federal se ejecuta, afirmó la calificadora Fitch Ratings.

En una nota publicada este lunes, dada a conocer por Reuters, la agencia consideró que el objetivo de producción anual, planteado en la estrategia gubernamental, que asciende a 2.7 millones de barriles por día (bpd) para 2024, es agresivo.

Para Fitch las metas puestas sobre la petrolera mexicana fueron provocadores tomando en cuenta los niveles de gasto de capital relativamente bajos de Pemex, comparados con los hallazgos históricos y costos de inversión de desarrollo y desafíos de ejecución significativos.

La mañana del 16 de julio, durante la conferencia de prensa diaria del Presidente Andrés Manuel López Obrador, Octavio Romero, director general de Pemex anunció el plan de rescate por tres años (2019-2023) para la empresa productiva del Estado, que consistió en darle mayor presupuesto y en una reducción de cargas impositivas.

Fitch fue la primera agencia calificadora en rebajar la calificación crediticia de Pemex a ‘BB+’ desde ‘BBB-‘, volviéndola negativa. Además, el 7 de agosto el banco BBVA México dijo que Pemex requiere de una inversión privada anual de 20,000 millones de dólares adicionales a los planes de estímulo gubernamentales.

Carlos Serrano, economista jefe de la institución financiera, planteó que la única forma para rescatar a Pemex de su crisis de producción “es atrayendo capital privado porque no hay espacio fiscal en México para que el Gobierno aporte esos recursos”, señaló durante la presentación del informe “Situación México” del tercer trimestre de 2019.

Serrano apuntó que el Plan de Negocios para Pemex diseñado por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador “fue afortunado pero no aporta los montos suficientes para revertir la caída de la producción petrolera”.

PLAN DE PEMEX

El Gobierno mexicano informó a mediados de julio que se tiene previsto adquirir y renovar herramientas para sus más de 200 terrenos y plantas, ya que la estrategia pretende incentivar el crecimiento de la economía nacional.

El director de Pemex precisó que los tres problemas estructurales que enfrenta la empresa son la elevada carga impositiva, su deuda y la baja inversión. “Esto atrapó a Pemex en un círculo vicioso”, aseguró.

En esencia, el plan tiene dos fases: la primera consiste en apoyar a Pemex con presupuesto y reducción de impuestos en los primeros tres años del sexenio de López Obrador, para que la empresa pueda contar con recursos suficientes para la inversión. La segunda, que se dará en los últimos tres años del sexenio, en los que se espera que Pemex pueda generar los recursos suficientes para impulsar el desarrollo del país.