A inicios de octubre, por fin, Morena tendrá nueva dirigencia. Entre los candidatos destaca el Diputado Porfirio Muñoz Ledo, quien propone auditar al partido cada año y solicitar declaraciones patrimoniales para que sea un movimiento nacional decente y organizado.

Ciudad de México, 14 de septiembre (SinEmbargo).– Apuesta a que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido que quiere dirigir, dure 100 años, más tiempo que lo que lleva existiendo el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN). Para eso, considera, debe organizarse, depurarse y resolver sus diferencias con razones y no por presiones. El Diputado Porfirio Muñoz Ledo, cofundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), propone auditar cada año al movimiento y solicitar declaraciones patrimoniales a los aspirantes a la dirigencia.

“Yo creo que no se han mezclado todavía todas las posibilidades para acabar con la corrupción. Es una lucha que tengo desde hace muchos años. Desde luego el primero que pone su declaración patrimonial soy yo, llevo 30 años en la política. Yo sí me propongo auditar al partido cada año. Debemos ser un partido recto, un partido decente, un partido organizado y leal a nuestros principios”, dijo en entrevista Muñoz Ledo, quien la semana pasada se registró ante el Instituto Nacional Electoral (INE) como candidato para dirigir el partido en el poder. “Cuando termine el proceso, pase lo que pase, voy a pedir la auditoría del partido y una investigación sobre el dinero que se empleó en esta campaña”. En su cuenta de Twitter ya había propuesto reducir el 50 por ciento del subsidio a los partidos, como propone el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Miembros del Consejo Ejecutivo Nacional, como la consejera nacional Bertha Luján Uranga, le han manifestado su apoyo, pero el Diputado niega que por ello goce de ventaja frente al resto de los 35 aspirantes a la presidencia nacional. Otros 36, incluyendo su compañera de fórmula la Senadora Citlalli Hernández, compiten por la secretaría general.

Porfirio Muñoz Ledo y la Senadora Citlalli Hernández se registraron para la dirigencia de Morena y secretaría general del partido, respectivamente. Pedro Anza, Cuartoscuro.

La Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE seleccionó a Demotecnia 2.0, Mendoza Blanco y Asociados y Parametría para realizar la encuesta de reconocimiento de aspirantes del 16 al 22 de septiembre, y la encuesta nacional abierta del 26 de septiembre al 2 de octubre. Los resultados de la nueva dirigencia se sabrán el 3 de octubre.

“Cómo al INE se le ocurre confiar en empresas privadas las decisiones internas que le corresponden a un partido”, comentó el legislador.

Consciente de que las elecciones de 2021 serán las más grandes de la historia al estar en juego 15 gubernaturas y el Congreso federal, y que por la COVID-19 los mítines no son posibles, Muñoz Ledo propone que sea el primer partido virtual.

“En esta elección del año que entra se va a construir la estructura política del país después de la llegada de Morena al poder. Ahora tenemos el poder, pero no tenemos la mayoría de la estructura política del país”, evaluó.

Porfirio Muñoz Ledo es uno de los candidatos a la dirigencia de Morena. Foto: Cuartoscuro.

***

–¿Cuál es su diagnóstico de la situación actual del partido Morena?

–Seguimos siendo un gran movimiento, el primer movimiento nacional. La gente responde, sigue teniendo un ascendiente definitivo: nuestro dirigente que es el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Ha estado evolucionando, entra gente nueva. Hay partidos de masas, orgánicos y de cuadros. Nos falta ser más un partido orgánico y un partido de cuadros. El nombre del partido se llama Movimiento de Regeneración. Pero la obras grandes también traen basura. Hay que ver muy bien las características de los dirigentes, los candidatos. Tener un análisis más severo. Si se descubre que alguien cometió un delito, eso lo desacredita a nivel nacional. Yo creo que necesita ser un partido más estricto, en el sentido de mejor organizado, mejor sustentado en la sociedad y con una presencia territorial mucho mayor. He estado hablando fundamentalmente con medios de provincia; de Chihuahua, Sonora, Chiapas, Michoacán. Tenemos constituidos no más de 15 órganos, 15 o 16 estados con un órgano directivo bien sustentado. En otros, está muy débil o muy disputado. En otros estados hay hasta dos y en muy pocos no hay ninguno. Entonces, la primera tarea de un partido es organizarlo. Después del triunfo del 88, empezaron a llegar partidos. La tarea que me dieron fue coordinar la organización. Esto es indispensable.

También debe ser un partido de debate, donde se discutan las ideas. No un partido de línea. En la izquierda de antes, nos reuníamos, hasta en un balneario, y nos tardábamos un día completo. Yo recuerdo la reunión de Oaxtepec, donde el líder regional planteó la solución para las disputas internas que había. Un partido orgánico tiene que ser un partido vivo y que se resuelvan las diferencias no por presiones, sino por razones e ideas. Eso es muy importante. En la creación de principios, se aceptan las corrientes de pensamiento, no las corrientes como grupos autónomos.

Luego hay que concebir el partido como lo que realmente es, y hay que repetirlo en todos lados: Morena es el primer partido de México. Cuál es el segundo, el PAN. Cuál es el tercero, ya se aclaró que es el PRI en el Congreso. A nivel nacional, también en número de gobernadores. Nosotros estamos subiendo. El año que entra tendremos 22 gobernadores. Entonces, el PRI es el partido más antiguo. Fue creado en 1929 por el General Plutarco Elías Calles. Tiene 90 años. Y ahí anda tan campante. El PAN lo fundó y promovió Manuel Gómez Morín como una gran idea, con un poco más de pluralidad que tiene ahora, pero con ideas muy claras. Tiene 80 años. Y qué creen, ¿que Morena va a durar un año o un sexenio? Yo no veo que nuestros dirigentes vean que el partido es para durar. Repito, si el PRI tiene 90 años, si el PAN tiene 80 años, por qué no pensar en un partido para 100 años. Todo es cuestión de ponerse a pensar. Si somos disciplinados, si seguimos discutiendo ideología –porque hay gente más joven, nosotros somos más grandes–, hay que compartir y hay que discutir.

Debe hacerse yo creo una encuesta dentro del partido más adelante para ver cuáles son las necesidades más urgentes de la gente; cuáles son los principios que necesitamos tener. Yo le llamo un partido histórico, como fueron los liberales y los conservadores en el siglo pasado. Así pasa en la historia. La gente tiene que ver la dimensión de lo que estamos jugando. Este proyecto de nueva dirigencia de partido debe ser un cambio de rumbo, un cambio de idea.

 Ahora, tenemos que analizar también que ya no va haber mucho tiempo partidos de masas en el sentido de que se llene el Zócalo. Aquí tengo muchas fotos de la historia nuestra. Nosotros llenábamos todas las plazas de México y hace 30 años que nadie más que nosotros las llena. Eso no lo puede hacer el PAN ni el PRI. Hay que tener consciencia de que somos un partido histórico y que para eso necesitamos trabajar muy fuerte. El año que entra se juegan las elecciones más complejas de nuestra historia. Van a elegirse  gobernadores, diputados federales… Entonces, en esta elección del año que entra se va a construir la estructura política del país después de la llegada de Morena al poder. Ahora tenemos el poder, pero no tenemos la mayoría de la estructura política del país. La idea central es que en estas elecciones Morena siga siendo un partido de masas, pero que sea un partido orgánico, duradero, serio, decente y que no traiga ataques fundados de corrupción.

La mayoría de los militantes tienen entre 30 y 65 años de edad. Tenemos una amplia mayoría de la población. En este momento, el tema es la juventud por varias razones. Por la densidad demográfica, porque los problemas de la sociedad están en la juventud como la educación y empleo. Ellos son los dueños de la informática. Nosotros tenemos que ser el primer partido virtual que hay en México, porque ese va a ser el futuro. Con esto de la COVID no sabes ni cuándo se van a hacer mitines. Ya nadie piensa por un largo rato en mitines multitudinarios. Así es mucho mejor. Yo llego a tener diálogos de una hora u hora y media con la dirigencia del partido. Hoy estuve en solo 40 minutos en una reunión con dirigentes en Estados Unidos. Muy fluida y convocada, había mucha gente de Chicago, Houston, Los Ángeles. Eso no se puede hacer por ninguna otra vía que no sea virtual; eso va a transformar nuestras costumbres y le va a dar el papel preponderante a los jóvenes. Van a pasar cosas muy buenas. No hay agresión de género, ahí hombres y mujeres somos iguales. ¿Quién va atacar una mujer? Virtualmente, imposible.

–El domingo pasado [6 de septiembre] precisamente estaba en una reunión virtual con la dirigencia de Morena. Usted dijo que el principal problema del país es la corrupción, por lo que Morena no está exento de esto. ¿Una de sus propuestas es depurar esta corrupción interna?

–Claro, sí, pero cómo. En primer lugar, ver cómo andan los dirigentes. Voy a pedir la declaración patrimonial. Quiero saber de los candidatos a los dirigentes en cada nivel cuál es su patrimonio. Que la declaración patrimonial se haga pública. Y luego, cuando se detecte el uso del dinero interno, ahí que se abra una investigación por la Comisión de Honestidad y Justicia. Yo ya pedí, por ejemplo, para esta campaña de Morena, en su caso, la intervención del INE por sus capacidades de fiscalización, la de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que puede perseguir toda forma de dinero y, desde luego, a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que tiene facultad para investigar todo dinero que sea público. Ya hablé con el Auditor que tiene derecho de investigar el dinero público que se da a los partidos, en este caso Morena. Yo creo que no se han mezclado todavía todas las posibilidades para acabar con la corrupción. Es una lucha que tengo desde hace muchos años. Desde luego el primero que pone su declaración patrimonial soy yo, llevo 30 años en la política. Yo sí me propongo auditar al partido cada año. Debemos ser un partido recto, un partido decente, un partido organizado y leal a nuestros principios.

–¿Siente que tiene cierta ventaja frente al resto de los candidatos al tener apoyo público manifestado por la Consejera Bertha Luján y el presidente interino Alfonso Ramírez Cuéllar?

–No, bueno, ellos lucharon contra la corrupción interna. Ahorita no pueden hacer declaraciones, pero le estaban quitado el interinato que le correspondía. A propósito de esta pregunta, salió un posicionamiento firmado por dos magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Ellos denuncian al presidente del Tribunal de haber retrasado las elecciones sobre Morena con varios pretextos y de no haber querido colocar más tiempo para renovar. Lo hicieron todo a la carrera. El INE invitará a encuestadoras ajenas y que son mercantiles, de negocio. Algunas son rectas y otras hacen encuestas a modo. Cómo al INE se le ocurre confiar en empresas privadas las decisiones internas que le corresponden a un partido. Van a provocar la corrupción más de la que hay. Si siguen con sus andadas, yo sí denunciaré quién está metiendo dinero en el proceso. Pero me estoy esperando, porque yo quisiera todavía una candidatura de unidad. Cuando termine el proceso, pase lo que pase, voy a pedir la auditoría del partido y una investigación sobre el dinero que se empleó en esta campaña.