Pidieron ser sumados a las iniciativas de reactivación económica y reabrir el próximo 22 de enero, “bajo un esquema acordado conjuntamente y con base en las condiciones de mayor seguridad relacionadas con aforos y horarios extendidos”.

El sector atraviesa una crisis que tiene a 83 mil 956 personas sin laborar ni recibir comisiones, pero que además ven peligrar sus empleos están con el cierre de tres mil 675 tiendas.

Ciudad de México, 21 de enero (SinEmbargo).- La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) y sus asociados aseguraron que las tiendas departamentales y especializadas son espacios seguros por lo que piden a los gobiernos de la Ciudad de México y el Estado de México reabrir sus puertas y así reactivar su economía que, afirman, ha llegado “a un punto cercano al no retorno” y miles podrían perder sus empleos, así como afectar las cadenas de proveeduría.

Desde el nuevo cierre de actividades no esenciales, decretado por el aumento de contagios de la COVID-19, así como por el número de las hospitalizaciones, las comisiones que el personal de tiendas departamentales y especializadas han dejado de recibir ascienden a más de 630 millones de pesos

“Las tiendas departamentales y especializadas asociadas a la ANTAD y establecidas en el Valle de México hacemos un llamado a la Jefa de Gobierno de la CdMx, Claudia Sheinbaum, y al Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, a permitir la reapertura controlada y bajo horarios extendidos, debido a que nuestras condiciones económicas han llegado a un punto cercano al no retorno”, detalló la ANTAD en un comunicado.

La ANTAD alertó a los gobiernos locales que miles de sus colaboradores podrían perder sus empleos y afectar “el sustento de sus familias” en caso de continuar los cierres. Expresaron su preocupación sobre que esto se extienda a las industrias que conforman las cadenas de proveeduría.

Consideraron “un imperativo” que se les permita pertenecer a la reapertura segura y alegaron que su petición no es irresponsable porque se ha demostrado la capacidad que estas tiendas tienen para conducirse con eficacia dentro de las normas sanitarias establecidas nacional e internacionalmente.

“En el tiempo en el que nuestros establecimientos comerciales estuvieron abiertos con las restricciones conocidas, fueron espacios seguros para las personas porque los consumidores y nuestros colaboradores realizaban sus actividades en espacios con accesos estrictamente controlados, sanitizados constantemente, con brigadas en las entradas, en los pasillos y en el interior de las tiendas en las que igualmente se cuidaba el aforo, entre muchas otras medidas”, aseguró la ANTAD.

Para las tiendas departamentales y especiales es necesario que sean tomadas en cuenta para el programa “Reactivar sin Arriesgar”, que creen se pueden extender al Valle de México. “Hacemos un llamado a ser sumados a las iniciativas y poder concretar la reapertura a partir del próximo 22 de enero, bajo un esquema acordado conjuntamente y con base en las condiciones de mayor seguridad relacionadas con aforos y horarios extendidos”.

La dimensión de la crisis que el sector atraviesa, aseguran, es de 83 mil 956 personas sin laborar y sus empleos están en riesgo debido al cierre de tres mil 675 tiendas. Las pérdidas generadas para las tiendas son superiores a los 21 mil 105 millones de pesos por distintos conceptos.

Sobre las cadenas de valor se trata de 15 mil proveedores y 400 mil empleos que generan y que están en riesgo.

“Queremos ser parte de la solución para nuestros colaboradores, sus familias y los consumidores. De ninguna manera buscamos contraponer el derecho a la salud, que se garantiza con las medidas sanitarias y el derecho al trabajo, que se materializa a través de la generación de ingresos para las familias. Es posible combatir las crisis sanitaria y económica por las que atraviesa el Valle de México”, aseguró la ANTAD.

Se comprometieron a continuar como espacios seguros para que sus clientes y colaboradores puedan trabajar y vivir en condiciones de seguridad. “Permitámosles el acceso al trabajo que les garantice el sustento económico para sus familias”, finalizó el grupo.