Este libro busca destacar las voces femeninas en la poesía mexicana, las cuales reflejan las vivencias, sentires y memorias de diversas mujeres así como la experiencia común de un gran conjunto de mujeres. La cohesión entre los poemas y su fluidez evocan la idea de una sola voz poética, aunque sean independientes entre sí. La tristeza, nostalgia, el amor, la busqueda de un hogar, los fantasmas que las habitan, la naturaleza y el crecimiento habitan sus poemas. 

Por Sandra Gómez

Ciudad de México, 23 de febrero (SinEmbargo).- La poesía se ha convertido en una de las herramientas de expresión más importantes para las mujeres mexicanas cuando sus voces han necesitado ser escuchadas. Prueba de esto es la antología Ellas voces poemas, publicada por Artes de México en 1996. Este libro busca destacar las voces femeninas en la poesía mexicana, las cuales reflejan las vivencias, sentires y memorias de diversas mujeres así como la experiencia común de un gran conjunto de mujeres. Si bien es cierto que la selección de poemas fue publicada por primera vez en 1996 y que los poemas contenidos dentro de ella fueron escritos entre 1984 y 1995, esta antología se ha convertido en una obra atemporal que deja en claro que es nuestra obligación leer a poetas mexicanas, ya que sus letras han traspasado las barreras del tiempo y resuenan con generaciones pasadas, generaciones presentes y generaciones por venir.

La cohesión entre los poemas y su fluidez evocan la idea de una sola voz poética, aunque sean independientes entre sí. La tristeza, nostalgia, el amor, la busqueda de un hogar, los fantasmas que las habitan, la naturaleza y el crecimiento habitan sus poemas. Ellas voces poemas es el resultado del pensamiento en común y de la autoexploración del yo. Las palabras de las diversas poetas pueden ser leídas en conjunto pero también funcionan individual y autónomamente. Esta antología deja en claro que, aunque la voz de una sola mujer es suficientemente fuerte como para ser escuchada, al tejer una red de temas en común se crea un espectro más amplio con el que todas las mujeres de diversos estratos pueden identificarse. Por consiguiente, es fácil encontrarse a una misma reflejada dentro de los poemas y crear una conexión con las escritoras, ya que ofrecen diferentes perspectivas y miradas acerca de la experiencia femenina. Ellas voces poemas rompe la unívoca representación del mundo a través del panorama masculino: en él, las mujeres retoman la pluma para crear personajes redondos y fieles a ellas mismas.

La poesía se ha convertido en una de las herramientas de expresión más importantes para las mujeres mexicanas. Foto: Artes de México

A través de los poemas, la lectora emprende un viaje en el cual la voz poética la guía por distintas casas vacías, tormentas, puertos, el mar, fotografías antiguas y su propio cuerpo. Esta travesía tiene como objetivo final la reapropiación de la palabra, de la corporalidad femenina y de los espacios que pertenecen a las mujeres. Los escritos contenidos en Ellas voces poemas exploran los límites de la figura femenina al mimetizarse con la naturaleza, creando una relación estrecha entre la mujer y su entorno. Uno de los poemas más notables de la antología, que refleja la idea anterior, es “Autorretrato” de Ana Rosa González Matute, en el cual rechaza estereotipos de género comúnmente asociados con las mujeres al decir:

No soy
ni flor
ni tallo
ni raíz. […]
Soy espina. (Ellas voces poemas, pp. 20.)

Así refuerza una de las ideas principales del libro: las únicas que pueden crear una representación verdadera y digna de la figura femenina son las propias mujeres. Esta antología se encuentra ilustrada por fragmentos de los óleos de Luis Miguel Quezada, que logran retratar y crear una sincronía con los poemas. Cada uno está acompañado por una pintura que se asemeja a las imágenes mencionadas dentro de él; podemos encontrar, por ejemplo, la imagen de un mar gris junto a “Elvira ojos de vidrio serenos” de Patricia Gala o de un amanecer despejado en “Premura del viaje” de Tedi López Mills. Los fragmentos de pinturas, en conjunto con los versos, hacen de esta antología un libro de fácil lectura que retrata visualmente las imágenes evocadas por las poetas. La antología, finalmente es un recorrido por la memoria femenina que resulta en una reivindicación de la palabra y del lugar de las mujeres dentro de la poesía mexicana.

La cohesión entre los poemas y su fluidez evocan la idea de una sola voz poética. Foto: Artes de México

Libros como éste nos recuerdan que es de suma importancia no perder de vista los escritos de las poetas mexicanas debido a que su atemporalidad es prueba de fuerza y resilencia que conllevan las voces de estas autoras. Las voces de las mujeres no pueden ser silenciadas por más tiempo, ya que gritan a través de su poesía para hacernos saber que siguen presentes.

El libro Ellas voces poemas pertenece a la colección Tiempo Detenido de Artes de México. Puedes adquirirlo a través de nuestra página en línea: https://catalogo.artesdemexico.com/productos/ellas-voces-poemas/