La COVID-19 de nuevo está poniendo en jaque a la mayoría de los países en Europa, ya que en las últimas semanas se ha reportado un incremento significativo de casos. Para tratar de controlar esa cifra, Italia anunció el cierre de bares, restaurantes, teatros y cines. España no se quedó atrás y declaró un nuevo estado de alarma. 

Por Cristina Cabrejas

Roma/Madrid, 25 oct (EFE).– Con cerca 20 mil contagios de coronavirus diarios y más de mil personas en las unidades de cuidados intensivos que empiezan a estar repletas, el Presidente del Gobierno de Italia, Giuseppe Conte, decidió tomar medidas más restrictivas desde mañana, como el cierre de bares y restaurantes a las 18:00 y de algunas actividades, como teatros y cines.

El objetivo, explicó Conte en una rueda de prensa, es “mantener bajo control la curva epidemiológica” y “evitar un segundo bloqueo generalizado”, que tendría graves efectos en la economía nacional.

“No hemos introducido un toque de queda”, aclaró Conte, quien instó a las personas a reducir los viajes tanto como sea posible y a no ir a casas de otras personas.

Conte concluyó la rueda de prensa diciendo que espera que con las nuevas restricciones se pueda afrontar mejor los próximos meses, también de cara a las vacaciones navideñas.

20 MIL CONTAGIOS DIARIOS E ÍNDICE DE CONTAGIO AL 1.5

Ante esta situación, Conte firmó un nuevo decreto urgente que impone desde mañana lunes el cierre de piscinas, gimnasios, teatros y cines y obliga al cierre a las 18:00 horas a los locales, bares y restaurantes.

El objetivo de las nuevas medidas es "mantener bajo control la curva epidemiológica" y "evitar un segundo bloqueo generalizado", que tendría graves efectos en la economía nacional.

El objetivo de las nuevas medidas es “mantener bajo control la curva epidemiológica” y “evitar un segundo bloqueo generalizado”, que tendría graves efectos en la economía nacional. Foto: EFE/EPA/EDOARDO SISMONDI

Tras horas de negociación con las regiones que pretendían obtener ayudas para los propietarios de bares y restaurantes, se llegó a la firma de este nuevo decreto, que tiene validez desde mañana hasta el 24 de noviembre.

Y es que, como recordó Conte, “el índice Rt (de contagio) alcanzó el umbral crítico de 1.5 y se tocó este sábado el mayor número de personas positivas al coronavirus, lo que hace que las operaciones de rastreo de contactos sean difíciles”.

Este “medio confinamiento”, como lo han definido algunos medios italianos, llega cuando hay 12 mil 415 ingresados en todo el país, con un aumento de 817 respecto al viernes.

Mientras, los ingresados en unidades de cuidados intensivos aumentaron en 79 personas y son ya mil 128 los pacientes en la UCI.

CIERRE DE ACTIVIDADES Y DE LOS BARES Y RESTAURANTES A LAS 18:00

En el nuevo decreto se recuerda el uso obligatorio de mascarillas en todo momento y se recomienda evitar recibir en casa a personas que no sean convivientes.

Aunque se ha evitado el toque de queda nacional, que ya existe en regiones como Lacio -cuya capital es Roma-, Campania, Sicilia, Calabria y Lombardia, se da la potestad a las regiones de cerrar aquellas áreas donde pueda haber aglomeraciones a partir de las 21:00 horas.

Los restaurantes, bares, pubs, heladerías y pastelerías podrán permanecer abiertos solo de 05:00 a 18:00 horas, pero se les permite abrir domingos y festivos. Por el momento, los restaurantes y bares podrán abrir con estos horarios los domingos y festivos.

Se permite sólo cuatro personas por mesa si no son del mismo núcleo familiar y la entrega a domicilio hasta 24 horas.

También se prevé el cierre de gimnasios, piscinas y balnearios, así como de centros culturales, centros sociales, centros recreativos y salas de bingo y casinos y parques de atracciones, mientras que quedan abiertos los parques y jardines de juegos para niños.

La protesta en contra de las restricciones contra el coronavirus en Roma, el 25 de octubre del 2020.

La protesta en contra de las restricciones contra el coronavirus en Roma, el 25 de octubre del 2020. Foto: Cecilia Fabiano/LaPresse vía AP

Cierran también teatros, cines y salas de concierto también al aire libre y se prohibirá todo tipo de organización de eventos y congresos en presencia.

No se permitirá la apertura de las estaciones de esquí, sobre todo después de las imágenes de este sábado con largas filas y personas hacinadas en los remontes.

El Gobierno no decretó la prohibición de desplazarse entre regiones, pero sí “recomienda encarecidamente a todas las personas que no se desplacen, por medios de transporte públicos o privados, a un municipio distinto del de residencia, domicilio o domicilio, salvo por necesidades comprobadas de trabajo o estudio, por motivos de salud”.

También introduce nuevas medidas para aplicar la didáctica a distancia al menos para el 75 por ciento de los alumnos de los cursos de educación secundaria de segundo grado, es decir mayores de 14 años.

AYUDAS ECONÓMICAS A LOS SECTORES MÁS AFECTADOS

Conte aseguró que están ya preparadas las medidas para compensar a los propietarios de actividades que serán penalizados por estas nuevas reglas y que las ayudas “llegarán directamente a las cuentas corrientes bancarias”.

Anunció que se suspenderán los pagos de los impuestos para los comerciales en los meses de octubre y noviembre y se cancelará la segunda cuota del impuesto de bienes inmuebles, que vence el 16 de diciembre.

Ante las protestas, algunas de carácter violento, que se han producido en ciudades como Roma y Nápoles, Conte aseguró que entiende el enfado y la rabia, pero advirtió de que “no puede haber espacio para los profesionales del desorden”.

ESPAÑA DECLARA OTRO ESTADO DE ALARMA

El Gobierno español aprobó hoy un decreto que declara el estado de alarma en todo el país y fija un toque de queda entre las 23:00 horas y las 6:00, aunque deja a las regiones la potestad para retrasar o adelantar su activación una hora.

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), acompañado por la Vicepresidenta Primera, Carmen Calvo (i), y el Vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, preside este domingo un Consejo de Ministros extraordinario.

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), acompañado por la Vicepresidenta Primera, Carmen Calvo (i), y el Vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, preside este domingo un Consejo de Ministros extraordinario. Foto: EFE/Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

Al término de la reunión del Ejecutivo español, el Jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que su intención es que el nuevo estado de alarma destinado a doblegar la segunda ola de la pandemia de COVID-19 dure seis meses, en concreto hasta el 9 de mayo de 2021.

Sánchez ha comparecido ante los medios para explicar el alcance del nuevo estado de alarma nacional aprobado hoy en un Consejo de Ministros extraordinario por un periodo inicial de 15 días, como establece la Constitución española, cuya prórroga deberá aprobar el Parlamento.

El nuevo decreto de estado de alarma fija un toque de queda obligatorio para toda España, excepto las islas Canarias (Atlántico), entre las 23:00 y las 6:00 horas.

Las regiones, según Sánchez, podrán confinar su territorio completo o el de un “ámbito territorial inferior”, decisión que deberá tomarse con “sentido común” para que se permitan actividades como acudir al médico, al trabajo o al centro educativo.

De la misma forma, las autoridades regionales podrán limitar la permanencia de personas en espacios públicos o privados hasta un máximo de 6 personas, como ya ocurre en la mayor parte.

El gobernante español ha precisado que ya el próximo martes el Gobierno decidirá la ampliación de la vigencia del estado de alarma hasta mayo con la finalidad de que esta misma semana la vote el Congreso de los Diputados, algo para lo que ha pedido un “abrumador respaldo” parlamentario.