De 2015 a 2019, se ha acumulado una disminución presupuestal de 39.8 por ciento a la Comisión Nacional de Áreas Protegidas. Este Día Mundial del Medio Ambiente llega a sus 20 años con un recorte más y menos personal, lo que frena proyectos con comunidades.

Ciudad de México, 5 de junio (SinEmbargo).– El 5 de junio de 2000 surgió la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp). Este Día Mundial del Medio Ambiente celebrará sus 20 años con un recorte del 75 por ciento al gasto operativo. Como su operación es en territorios con riqueza natural, impactará en los proyectos con las comunidades rurales indígenas en sus nueve oficinas regionales. A la larga, la falta de guardaparques y técnicos especializados puede desequilibrar el ecosistema y con ello se agravará la crisis climática y el riesgo de más pandemias, alertaron.

Además, se pierden 200 de los 260 trabajadores especializados del Proyecto Sinergia con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que apoyan en 72 áreas protegidas de 26 estados debido a la cancelación de presupuesto por 20 millones de pesos.

“Hay una relación muy estrecha entre el personal de la Conanp y ejidos o comunidades rurales que están dentro o son vecinos de las Áreas Naturales Protegidas. Se desarrollan varias actividades con ellos”, dijo Luis Fueyo Mc Donald, ex titular de la Conanp (2010-2015). “Si se da una desvinculación por el recorte al capítulo 2000 y 3000 del Presupuesto de la Federación, los proyectos se interrumpen y no se resuelven los problemas ambientales como el acceso al agua, el manejo de la basura o la polinización de la fauna silvestre como las abejas y murciélagos para no afectar la agricultura”.

Delfines nadan en la Reserva de la Biósfera Bahía de los Ángeles. Foto: Conanp, José Arce.

En Tehuacán-Cuicatlán, al sureste del país, se impulsa la artesanía con palma que permite vivir a esa comunidad. En Chinantla, Oaxaca, una mujer contó que la Conanp la invitaba a ferias artesanales en la Ciudad de México y las apoyaron con máquinas de coser y telas, pero ya no se ha podido. “Como mujeres indígenas trabajadoras estamos totalmente en el olvido y malbaratamos nuestras prendas”, dijo. “Yo ya fui apoyada, pero hay otras compañeras atrás de mí que me gustaría que se les apoyara de igual manera. Es triste que ya no esté funcionando como antes y como debería de ser”.

Fueyo explicó que en la Conanp también desarrollan con las comunidades la conservación de la riqueza biológica del sitio, lo cual en muchos casos es crítico para mantener servicios ambientales. Si en un área que padece de agua no se incluye deforestación, el padecimiento se agudiza. También hay trabajos con agrosilvicultura para armonizar la producción agrícola con el cuidado de los bosques y se impulsa la educación ambiental tanto para niños como adultos.

Pero sin gasolina para trasladarse, los proyectos se paralizan.

AGRAVA RIESGO DE PANDEMIAS

Derivado de la crisis sanitaria por la pandemia de la COVID-19, el Gobierno federal publicó el decreto de austeridad que, entre otros puntos, plantea que no se ejercerá el 75 por ciento del presupuesto disponible de las partidas de servicios generales y materiales y suministros. Esto también incluye a lo comprometido.

Junto con la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) ha establecido un diálogo con diversas instancias del Gobierno de  México para revisar el ajuste presupuestario indicado en el Diario Oficial de la Federación del 23 de abril para todas las dependencias federales, reportó en un comunicado el jueves.

Se encuentran replanteando sus estrategias de trabajo para reducir el “impacto negativo” y revisando su presupuesto para ordenar su uso y su efectividad, así como “apurando” esquemas de articulación y sinergias de trabajo compartido a nivel territorial con las otras autoridades ambientales que signifiquen ahorros y racionalización del gasto.

“Como Conanp estamos convencidos que encontraremos los puntos de acuerdo presupuestario que permitan la continuidad del trabajo en condiciones que no pongan en riesgo la viabilidad de los procesos de administración de las ANP”, se comprometió respecto a las 182 Áreas Naturales Protegidas (ANP) en espacios marinos y terrestres con gran variedad de seres vivos.

El excomisionado Luis Fueyo subrayó que justo cuando estamos en medio de una pandemia es muy importante asociar que la protección y conservación de Áreas Naturales Protegidas, donde está la riqueza biológica, tiene una relación directa con la salud, por lo que académicos y personal de la institución desean que el Gobierno dé marcha atrás así como lo hizo con el caso del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) o del FIDECINE ante la presión de académicos y artistas.

“Al mantener el equilibrio ecológico y que los seres vivos que están en un ecosistema se mantengan estables, los riesgos de trasladar virus, bacterias o parásitos de organismos vivos del medio silvestre al ser humano (la zoonosis) se reduce. Si los ecosistemas se deterioran, se provocan los desequilibrios. Así como estamos preocupados por la frecuencia de huracanes por el cambio climático, lo mismo pasa con la biodiversidad”, afirmó el también miembro del Centro Interdisciplinario de Biodiversidad y Ambiente (CeIBA).

arrecifes

Parque Nacional de Arecife de Morelos. Foto: Conanp, Rosa María Loreto.

Otra afectación a la operación de la Conanp es la cancelación de 20 millones de pesos del presupuesto para el “Programa Sinergia por la Conservación” con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que desde 2005 busca fortalecimiento institucional de cara a la crisis climática.

En Sinergia se incorporan técnicos y profesionales especializados para introducir proyectos estratégicos en las Áreas Naturales Protegidas como la adaptación y mitigación de comunidades al cambio climático, monitoreo de carbón para reducción de los Gases de Efecto Invernadero, combate a incendios forestales y resilencia para amortiguar efectos de huracanes, explicó el excomisionado Luis Fueyo.

“Tienen sistemas muy estrictos para reclutar al personal muy especializado –no se trata de contratar amigos– para estar al nivel del cumplimiento de los compromisos internacionales adoptados”, enfatizó Fueyo. “Es una bicoca los 20 millones que se están negando; en unas horas el Gobierno federal se los gasta en cualquier tipo de actividad. Depositarlos en el personal de Sinergia repercute en mantener ecosistemas sanos y vida sana”, estimó el ex funcionario público.

“Meter una medida sin pensar en los impactos genera distorsiones que a futuro podemos lamentar”, alertó. “Estamos en una situación crítica casi de parálisis”.

¿ES INCONSTITUCIONAL?

La ex Secretaria de Medio Ambiente (1994-2000) Julia Carabias manifestó su preocupación. Durante la semana de seminarios en el Colegio Nacional por el Día Mundial del Medio Ambiente, mostró una serie de gráficas y tablas para documentar la caída presupuestal en instituciones ambientales. De 2015 a 2019, se ha acumulado una disminución presupuestal de 39.8 por ciento a la Comisión Nacional de Áreas Protegidas. Solo en 2019 se le recortó el 27.9 por ciento a pesar del derecho humano a un ambiente sano.

“Estamos en una situación muy crítica. La caída brutal se está agudizando en estas últimas semanas y lo que va del año. La Conanp –no podemos festejar los 20 años– va perder posiblemente un par de centenas más de personas porque se acaban los recursos económicos que venían de un programa específico, y el 75 por ciento de gasto operativo se recorta. Esto genera la necesidad de cerrar las oficinas que están en campo. La Conanp está paralizada porque no tiene cómo operar ni sus vehículos”, lamentó.

Parque Nacional Huatulco. Foto: Conanp, Eugenio Villanueva.

La visión de las Áreas Naturales Protegidas que tiene el Gobierno federal le preocupa, dijo la bióloga. “Se tiene que debatir. La visión que tenemos de las ANP fue construyéndose poco a poco hasta tener la Conanp, ha sido producto de miles de personas que han participado desde hace mucho tiempo en este proceso y está basada en elementos científicos. Es un patrimonio de nuestro país”, aseguró.

“Tenemos que dejar zonas naturales intactas. Los humanos no podemos penetrar en todos los sitios, porque alteramos el ecosistema y la biodiversidad”, subrayó la investigadora del Colegio Nacional. “Vamos a alterar las relaciones entre los seres vivos, vamos a perder los servicios ecosistémicos y la pandemia no va a ser más que el inicio de un proceso mucho más dramático”.

Alejandra Rabasa, del Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), mencionó en la ponencia del Colegio Nacional algunas de las últimas sentencias de la Corte entorno al derecho humano a un medio ambiente sano ante falsos dilemas durante esta pandemia como si es más importante conservar la salud de la economía que la de la biodiversidad.

“El derecho humano al medio ambiente sano es un derecho esencial para el cumplimiento de los demás derechos humanos como la salud o agua, por lo que conservar la biodiversidad, ecosistemas y servicios ambientales debe ser una prioridad en las políticas públicas”, aseguró. “La única manera de reparar esta violación al derecho al medio ambiente sano es reparar el daño y restaurar los ecosistemas”.

Y para poder proteger este derecho al medio ambiente sano, enfatizó, se necesita asignar presupuestos a la Profepa y otras instituciones como la Conanp, que en su 20 aniversario recibió un golpe estructural.

El derecho al medio ambiente es esencial. Foto: Conanp.

“Hay una responsabilidad muy clara por omisión. Cuando se causa un daño ambiental, quiere decir que las autoridades responsables del Estado no han cumplido con sus deberes de protección de los derechos constitucionales”, aseveró Rabasa en el seminario. “Con base en el principio de no regresión, no puede retrocederse en los niveles de protección ambiental alcanzados; no se pueden disminuir los presupuestos asignados al sector ambiental, debe estar estrictamente justificada, necesaria e indispensable y pasar por un proceso de participación ciudadana”.

“¿Lo que está ocurriendo con la Conanp es inconstitucional?, ¿puede estar pasando considerando la justicia generacional? No hay forma de que sea constitucional y legal tomar decisiones gubernamentales que no considere la protección al derecho humano al medio ambiente sano”, respondió.

Es un “milagro” que no hayamos tenido en los últimos años una pandemia ante la “anormalidad” con la que vivíamos alimentada de pobreza, desigualdad y explotación de la biodiversidad, por lo que es momento de apostar a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, en México el presupuesto al medio ambiente ha ido en caída pese a atentar contra el derecho a un ambiente sano. Así concluyeron diversos académicos y especialistas durante la semana de seminarios del Colegio Nacional a propósito del Día Mundial del Medio Ambiente celebrado este 5 de junio.