El diálogo entre organizaciones de la sociedad civil y las autoridades capitalinas se da luego de que en días recientes en la Ciudad de México se han registrado al menos dos casos de adolescentes presuntamente violadas por policías de Secretaría de Seguridad Ciudadana. El pasado lunes, decenas de mujeres y colectivas feministas marcharon de la sede de la SSC a la Procuraduría capitalina para exigir que no haya impunidad en estos casos. En la sede de la Procuraduría se registraron diversos daños, como cristales rotos y algunas pintas. Ante ello, la Jefa de Gobierno y la Procuradora calificaron la movilización como un acto de provocación hacia su Gobierno.

La reacción de las autoridades capitalinas generó una serie de criticas por dar prioridad a los bienes materiales que a la agresión de la que fueron víctimas las jóvenes; y finalmente, ayer en la noche, Claudia Sheinbaum Pardo informó que habían sido cesados seis policías por los casos.

Ciudad de México, 14 de agosto (SinEmbargo).– Activistas en defensa de los derechos de las mujeres y feministas exigieron a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, que su Gobierno pase del llamado a la cero tolerancia a la violencia contra las mujeres a las acciones concretas y que dé resultados. La mandataria capitalina destacó diversas acciones que ha llevado a cabo para la atención a las mujeres, pero reconoció que no ha sido suficiente.

Para María de la Luz Estrada, integrante del Observatorio Nacional del Feminicidio, el llamado a la cero tolerancia a la violencia contra las mujeres de parte del Gobierno capitalino se debe ver materializado con acciones concretas, “con acciones que pueda medir la sociedad y las defensoras de derechos humanos de las mujeres”.

“Consideramos que es necesario articular los esfuerzos diversos […] porque tenemos que romper la cadena de la impunidad. Eso es un gran desafío”, dijo.

“Los ochos meses de Gobierno hemos visto que se han anunciado diversas iniciativas para la prevención; el tema de seguridad y procuración de justicia, poco hemos sabido las organizaciones de la Ciudad de México cómo van los avances”, recriminó.

“Mucho más allá de saber si ya hay los módulos, tenemos que saber qué ha pasado en los módulos de atención; qué ha pasado con las abogadas, cuáles son los resultados, qué lectura nos dan. Que nos permita saber hacia dónde vamos”, llamó.

Y recordó que durante el año pasado, según la información del Secretariado del Sistema de Seguridad, “nos plantea que en la Ciudad de México fueron asesinadas 167 mujeres. Sólo el 25 por ciento se iniciaron investigaciones como feminicidio”. Y añadió que durante el primer semestre de 2019, en la capital del país se tienen 369 denuncias por violencia sexual, que se han registrado principalmente en las alcaldías de Gustavo A. Madero, Iztapalapa e Iztacalco.

“Seguimos viendo grandes fallas en la investigación criminal. Ahí hay un gran desafío que tenemos”, indicó la activista.

Estrada también pidió que se genere una mesa de información en el tema de procuración de justicia, y sobre todo que se informe de los resultados de la Fiscalía Especializada en Feminicidios. Para “que podamos actuar más allá de coyunturas”, consideró.

“La violencia no es de hoy, es una violencia estructural, de años y que es muy importante que si tenemos esfuerzos, donde el Gobierno de la ciudad está mostrando interés, se tiene que ver materializado en que realmente veamos los avances”, agregó.

También recordó que hasta el momento las autoridades no han entregado información sobre los casos de secuestros en las instalaciones del Metro, dijo que hacer pública esa información ayudará a las organizaciones a también agregar desde su experiencia a erradicar estos problemas.

Anayeli Pérez Garrido, Justicia Pro Personas, reconoció que le programa para la erradicación y prevención de la violencia contra las mujeres es un primer paso desde la política pública, “sin embargo como lo hicimos con la solicitud de alerta de género […] consideramos que la Ciudad de México también cayó en un contexto de violencia feminicida, que fue permitido por la falta de atención a la violencia, por obstáculos en el acceso a la justicia para las víctimas, que consideramos no se erradican de la noche a la mañana por eso también hemos apostado al mecanismo de la alerta”.

Pérez Garrido explicó que la alerta de género no “solamente tiene como finalidad el visibilizar que esta problemática existe, sino que debemos tener este plan para saber quiénes son los responsables de coordinar las acciones sino de ejecutarlas”.

“Lo que se ha criticado de las alertas de violencia de género es que no son la varita mágica que erradica la violencia, porque se no se ha aplicado de manera eficaz el mecanismo”, añadió.

“Necesitamos ese plan, donde el Gobierno tenga claridad sobre qué va implementar y en qué momento”, pidió.

Marilú Razo, de Espacio Mujeres para una Vida Libre de Violencia, destacó que se debe llevar a cabo un trabajo conjunto entre autoridades y organizaciones de la sociedad civil. “Creemos que es importante hablar y actuar respetando la diferencia”, dijo.

PROGRAMAS NO HAN SIDO SUFICIENTES: SHEINBAUM

Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, destacó diversas acciones que su Gobierno ha llevado a cabo para la atención a las mujeres, pero reconoció que no ha sido suficiente y aún se debe trabajar más en la la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Y presumió las acciones que se han llevado a cabo durante los peses que lleva al frente del Gobierno capitalino: la creación de la Secretaría de las Mujeres, instauración del programa de las abogadas de las mujeres en todos los Ministerios Públicos; la red de mujeres en barrios y pueblos; el uniforme neutro en las escuelas de la capital del país, además de otros programas sociales que atienden prioritariamente a las mujeres.

“Esto es el principio, evidentemente no es suficiente y necesitamos todavía más, y sobre todo en el tema de la erradicación de la violencia”, reconoció Sheinbaum Pardo.

“Para nosotros no es discurso, estamos convencidas de que nuestra permanencia en el Gobierno de la ciudad tiene que dejar sentado programas que permitan ir erradicando la violencia de género”, afirmó.

Ernestina Godoy Ramos, Procuradora General de la Ciudad de México, aseguró que están “buscando que el tejido social altamente descompuesto, recobre un sentido de seguridad y confianza”.

Insistió en que los delitos contra las mujeres “son inadmisibles y no los debemos de tolerar porque impiden el desarrollo pleno y trastocan el proyecto de vida, sobre todo de nosotras las mujeres”.

“Atender las causas y no dejar impunes los delitos contra las mujeres son una tarea indelegable y es una obligación irrenunciable del Gobierno. Reconocemos con autoridades la necesidad de contar con la colaboración de todas aquellas personas que noblemente pueden y quieren tender la mano con sentido crítico y propositivo”, aseguró.

“No está en nuestro horizonte ni escondernos ni justificarnos, por el contrario, queremos identificar las causas, las alternativas y propuestas para plantearnos mejoras que nos permitan dar respuestas”, dijo.

Godoy Ramos llamó a buscar abanderar un cambio que no se quede sólo en el discurso. “No vamos a permitir la impunidad de persona alguna, no vamos a criminalizar la protesta social, pero no vamos a permitir la violencia y la impunidad que se infiltra entre nosotras”, dijo.

“Si queremos un trato justo para todos y todas, vámonos respetando, y vamos respetando todos los derechos de las mujeres”, añadió.

Nadine Gasman, titular de la Instituto Nacional de las Mujeres, dijo que la violencia contra las mujeres es una crisis que no se puede negar, y que en ese contexto se agradece el diálogo entre autoridades y las organizaciones de la sociedad civil.

“Nosotras desde el Inmujeres apostamos por fortalecer los canales de comunicación y colaboración con las organizaciones de la sociedad civil”, destacó.

“Creo realmente que es en esta conjunción del trabajo […] que realmente vamos a poder transformar el contexto en el que vivimos, las circunstancias en las que se da la violencia, y las circunstancias en las que se atiende”, añadió.

Gasman recordó que el principal reto es acabar con la impunidad en los delitos contra las mujeres.