La periodista lamentó que por segunda ocasión la SCJN no aceptó analizar el caso del exgobernador de Puebla y Kamel Nacif, vinculados a la trata de niñas y niños y lavado de dinero; aseguró que “podría sentar una precedente jurídico”.

Ciudad de México, 22 de septiembre (SinEmbargo).- El exgobernador Mario Marín está en Puebla y es protegido por un grupo criminal, informó la periodista Lydia Cacho, quien lamentó la decisión de un Juez sobre descongelar sus cuentas al igual que las del empresario Kamel Nacif, ambos prófugos de la justicia por el delito de tortura.

La reportera dijo en entrevista con Álvaro Delgado y Alejandro Páez para La Octava que conoció esa información en la última reunión que mantuvo con sus abogados, representantes de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión y del Fiscal General Alejandro Gertz Manero.

“Nos informaron que ya saben, que les consta que Mario Marín sigue en Puebla, protegido por un grupo criminal, que no lo han podido detener porque cada vez que se le acercan se mueve dentro de Puebla. Dentro de Puebla no lo pueden detener. Nos lo dijo la Fiscalía”, expuso en el programa “Los periodistas”.

Lydia Cacho ha sido agredida por ejercer su profesión desde la publicación del libro Los Demonios del Edén: el poder detrás de la pornografía infantil, donde exhibió una red internacional de delincuencia organizada, encabezada por el empresario Jean Succar Kuri, dedicada a la trata y explotación sexual de niñas y niños de entre 4 y 14 años de edad y en la que se involucran el empresario Kamel Nacif Borge y Mario Marín Torres, exgobernador priista de Puebla.

La reportera informó hoy que autoridades libanesas y mexicanas han trabajado para detener a Nacif Borge.

“Pero ahora que le descongelan las cuentas tiene posibilidad de moverse y de comprar jueces también”, lamentó.

Aunque Mario Marín Torres y el empresario conocido como “El Rey de la Mezclilla”, Kamel Nacif, siguen prófugos de la justicia por el delito de tortura en contra de Lydia Cacho, un Juez ordenó que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) descongelara sus cuentas bancarias que suman 800 millones de pesos.

La misma Lydia Cacho Ribeiro aseguró que dos jueces federales permitieron descongelar las cuentas pese a que ambos son buscados por las autoridades. A través de su cuenta de Twitter, la periodista informó que los jueces federales permitieron que ambos personajes puedan utilizar los fondos que la UIF congeló en marzo pasado.

Cacho fue detenida arbitrariamente el 16 de diciembre de 2005 en Cancún y trasladada en vehículo hasta la ciudad de Puebla, en el trayecto fue torturada por parte de elementos policiales.

Mario Marín y Kamel Nacif son señalados como autores intelectuales de la tortura a la periodista, por ese delito, la Magistrada del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Séptimo Circuito en Cancún, Quintana Roo, giró las órdenes de aprehensión el 11 de abril de 2019. Hasta hoy ha sido detenido el excomandante para el Cumplimiento de Mandamientos Judiciales de la entonces Procuraduría General de Justicia de Puebla, Juan Sánchez Moreno.

Cuestionada sobre posibles inacciones en el Poder Judicial federal, Lydia Cacho reconoció que Arturo Zaldívar, Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ha demostrado “ser un hombre honesto” durante su carrera, por lo que dijo estar sorprendida por la actuación de jueces de su administración que permitieron la liberación de las cuentas de Marín y Nacif.

También lamentó que por segunda ocasión la SCJN no aceptó analizar el caso del exgobernador de Puebla y el empresario, vinculados a la delincuencia organizada transnacional con la trata de niñas y niños y lavado de dinero.

“Es muy importante porque si no lo recibe la Corte y al mismo tiempo el Ministro Zaldívar por una lado dice una cosa, pero por otro hace otra nos está demostrando que no está persiguiendo a estos dos jueces y a otros que han seguido sistemáticamente liberando las cuentas intentado por todas las vías liberar a Mario Marín y a Kamel Nacif de las acusaciones que hemos hecho sobre ellos”, opinó Lydia Cacho.