Con el hashtag #NosHaceFaltaAlitze, familiares y amigos exigen a las autoridades esclarecer qué pasó con la joven después de dejar su domicilio en el municipio de Ecatepec, Estado de México.

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).- Alitze Hernández Aceves, de 23 años de edad, abordó un Uber el 26 de mayo de 2020. Se encontraría ese día con un sujeto identificado como Alexis Eduardo. Desde entonces la joven dejó de comunicarse con la familia, quien hoy clama ayuda a las autoridades del Estado de México y Ciudad de México para localizarla.

Hernández Aceves, egresada de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo a sus padres que iría a vivir con Alexis Eduardo, pero que estaría en contacto con ellos. Incluso afirmó que volvería al día siguiente para verlos. Luego abordó el vehículo pedido por aplicación y se marchó de su casa en el Estado de México hacia la capital.

“Su pareja le pidió un Uber para que se fuera. Se fue. Nosotros pensamos que estaba bien. Pasaron los días y ella no se comunicó ni con mi mamá ni con mi papá. Pasaron dos semanas sin mensajes ni llamadas. Nada. Entonces mi papá quiso saber qué pasaba”, relata Yesica, hermana de Alitze Hernández, a SinEmbargo.

Marcelino, padre de la joven desaparecida, marcó al teléfono de Alexis Eduardo para saber qué pasaba. Ahí recibió un mensaje que no esperaba. El sujeto aseguró que Alitze no estaba con él. Después colgó la llamada.

“Mi papá fue al Ministerio Público de Ecatepec. Fue a levantar un acta. Le dijeron que ella era mayor de edad y que se había ido por sus propios medios. No lo quisieron pasar. Una persona afuera lo atendió. No le levantaron el acta”, cuenta Yesica.

Alitze tiene la tez morena y clara. Mide un metro y 62 centímetros de estatura. Pesa 68 kilos. Su cabello es rubio cobrizo teñido. Tiene la nariz chata y el mentón oval. Sus ojos son cafés, claro y grandes. En la mejilla derecha tiene un lunar pequeño. Así es descrita la joven en el boletín de urgencia emitido por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM).

“Ella se caracteriza por ser una persona súper alegre. Le gusta la danza árabe. Anda en todo. Ella es de salir con sus amigos. Iba a comer, a bailar. No estaba mucho tiempo en casa de mis papás. Siempre estaba en movimiento. Era muy dedicada a su escuela. Es egresada de Psicología. Iba a realizar un posgrado para poderse titular. Ya había terminado todas sus materias”, describe su hermana.

“Ella sabía que debía comunicarse porque mi mamá tiene epilepsia y situaciones así la alteran. Mi hermana no era de las personas que dejaban de comunicarse. Le marcaba a mi mamá o a mi papá”, agrega.

El padre de la joven viajó a Ciudad de México para tratar de levantar el acta. Ahí se la negaron, asegura Yesica. Entonces tuvo que volver ante las autoridades del Estado de México, quien después de preguntar si Alitze tenía problemas en casa, accedieron a emitir la alerta por la desaparición.

“Nosotros si la llegamos a encontrar… Pero si ella se quiere quedar con el sujeto, ya no podemos hacer nada”, le dijeron al hombre en el Ministerio Público. “Mi papá les contestó que lo único que quería saber era si su hija estaba viva”, relata Yesica.

Entre visitar ministerios públicos y realizar trámites, la familia de Alitze ya lleva seis meses buscando a la joven, quien no ha registrado actividad en sus redes sociales desde que se marchó en el Uber la tarde del 26 de mayo.

Amigos y familiares de la mujer han utilizado las redes sociales para pedir ayuda. Con el hashtag #NosHaceFaltaAlitze, exigen a las autoridades esclarecer qué pasó con ella después de dejar su domicilio en el municipio de Ecatepec, Estado de México.

“A las autoridades les diría que se pongan a trabajar, que hagan su trabajo, que vean el caso. Ya tienen todo. Ya tiene el teléfono de mi mamá, ya tienen las direcciones. Pueden pedir información a Uber. Que hagan su trabajo. Tal vez si lo hicieran ya hubiéramos dado con ella. Yo sé que tienen mucho trabajo, pero lo toman como si fuera una más. Mi papá no tiene los medios para pagar a un abogado, él es el que está yendo, el que va, el que pide informes. Él trabaja de operador en una base de combis. Los días que trabaja los usa para ir y venir”, dice la hermana de la joven.

“Esperamos que hagan su trabajo para que aparezca mi hermana. Es una desesperación e impotencia”, agrega. Hasta el cierre de este texto, Alexis Eduardo no se ha presentado a declarar ante las autoridades mexicanas. No se sabe qué ocurrió con Alitze.

En México existen registros de más de 73 mil personas desaparecidas. La mayoría de las carpetas de investigación abiertas entre diciembre de 2006 y este 2020, de acuerdo con la Comisión Nacional de Búsqueda y de la Subsecretaría para los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.