Inspirado por libros como Un mundo feliz y 1984, al igual que las cintas Maze Runner o Gattaca, el escritor Ben Oliver presenta el primer volumen de una saga llena de suspenso: Loop. El circuito, que es la suma de todos los horrores de los que han advertido las principales obras de ciencia ficción.

“Como escritor, es importante mirar a la sociedad y señalar las desigualdades e injusticias. Loop trata sobre la división de clases, una desigualdad que abunda en todo el mundo. Principalmente es sobre el control y la manipulación para el beneficio personal”, comenta para Puntos y Comas el autor.

Ciudad de México, 21 de noviembre (SinEmbargo).- Como todas las prisiones, El Circuito, no es un lugar agradable. En ella se encuentran los condenados a muerte que no han cumplido 18 años, lo que marcará el momento de ejecutar la sentencia final en El Bloque, un lugar todavía más siniestro si es posible.

Intrigante, repleta de acción y de momentos estrujantes, Loop. El circuito (Destino), escrito por Ben Oliver es el primero de una saga llena de suspenso. Lo que hace especial a este temible reclusorio es que se trata de una instalación de alta tecnología, diseñada para sacar el máximo beneficio de quienes han sido lo suficientemente desafortunados como para caer allí y hacerlos sufrir lo más posible: una rutina monótona que quiebra el alma, una invasión total de la privacidad, incluida la imposibilidad de acceder a los recuerdos propios e incluso, la inserción de dispositivos capaces de matar si se intenta fugarse.

Los internos de El Circuito sólo pueden ganar tiempo de vida si acceden a someterse a las Prórrogas, inhumanos experimentos clínicos que derivarán en mejoras corporales que solo pueden pagar los más ricos, los Alts, lo que implica la sustitución de órganos o la aplicación de espantosos tratamientos o vacunas; el resultado es una vida infernal que solo puede inspirar ganas de morir cuanto antes, enloquecer… o planear un escape que parece imposible en esas condiciones al encontrarse expuestos a peligros como drones asesinos o ratas que devoran todo lo que encuentran a su paso.

El mundo en que vive Luka Kane es la suma de todos los horrores de los que han advertido las principales obras de ciencia ficción, desde Un mundo feliz, 1984, Los Juegos del Hambre o Maze Runner hasta cintas o series como 2001, Snowpiercer o Gattaca, e incluso Black Mirror. Para Puntos y Comas, te presentamos la charla con Ben Oliver.

***

—¿Por qué The Loop es un corredor de la muerte para adolescentes menores de dieciocho años? ¿La juventud es tan peligrosa?

—Cuando se me ocurrió la idea de The Loop, la prisión era el punto focal de la historia. Tenía que ser un lugar solitario, aterrador y peligroso donde los niños eran enviados a morir. Sabía que este concepto era extremo y aterrador, pero eso es lo que hizo que escribir una historia fuera tan divertida. Creo que escribir ciencia ficción se trata de mirar hacia el futuro y preguntarse “¿qué es lo peor que le puede pasar a la sociedad?”

—Cuéntanos sobre el personaje de Luka Kane y su papel en este libro …

—Luka Kane es un chico normal de 16 años que, debido a circunstancias desafortunadas, se ha visto encarcelado en este horrible lugar. Cuando ocurre un evento que acaba con el mundo fuera de los muros de la prisión, Luka Kane debe dar un paso al frente y convertirse en el líder de un grupo de inadaptados y prisioneros para salvar el mundo. Realmente disfruté escribiendo sobre Luka porque fue divertido imaginar cómo reaccionaría un niño completamente normal ante el fin del mundo.

—¿Qué son los “Delays” y quiénes son los Alts?

—Cada prisionero dentro del Loop es sentenciado a morir en seis meses, pero cuando se acaba su tiempo, se les invita a participar en “Demoras”, que son experimentos científicos y médicos que permiten a los internos otros seis meses de vida. Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que estos experimentos salgan mal y maten a los prisioneros de todos modos …

Estos experimentos son principalmente para mejorar la vida de los “Alts”. los Alts son los Alterados, los miembros ricos de la sociedad que pueden permitirse alterar sus cuerpos para mejorar sus vidas. Tienen modificaciones como alteraciones cosméticas prenatales para hacerlas bellas, corazones y pulmones mecánicos para mejorar la salud, y muchos más implantes tecnológicos para hacerles la vida más fácil.

—La invasión de la privacidad y la imposibilidad de acceder a los recuerdos son algunas de las torturas en The Loop. ¿Por qué prefieres más tortura mental que física?

—La tortura física es, por supuesto, horrible, pero todo lo que somos como humanos proviene de nuestra mente, nuestra personalidad, nuestra moralidad, nuestra capacidad de amar y odiar, todo reside en nuestra mente, entonces torturar la mente es torturar la alma.

—¿Cuál es la crítica social detrás de esta historia?

—Como escritor, es importante mirar a la sociedad y señalar las desigualdades e injusticias. The Loop trata sobre la división de clases entre ricos y pobres. Se trata de una desigualdad que abunda en casi todos los países. Principalmente, se trata de que los ricos constantemente intentan controlar y manipular a los pobres para su propio beneficio.

—¿Qué te inspiró para comenzar esta saga? ¿Qué libros y películas de ciencia ficción han influido en tu trabajo?

—Soy un gran fanático de los libros, los programas de televisión y las películas. Todas estas cosas han tenido un efecto en mi escritura. The Loop definitivamente fue influenciado por películas como The Matrix, las películas de zombies de Romero, películas sobre fugas de prisión como Shawshank. Creo que libros como Blood Crazy de Simon Clarke y The Stand de Stephen King definitivamente también influyeron en The Loop.

—¿Qué opinas hoy de la literatura juvenil?

—¡Yo creo que es genial! Creo que hay una selección tan diversa de libros y autores para elegir y solo está mejorando. Se han escrito tantas historias, lo que significa que los autores deben ser realmente originales para llamar la atención.

—Un mensaje final para invitar a los lectores a comprar The Loop …

—Si te gustan los libros de ciencia ficción de ritmo rápido y los libros juveniles llenos de acción, creo que realmente disfrutarás de The Loop.

Ben Oliver creció en Escocia y empezó a contar historias antes de que pudiera escribir. Asistió a la Universidad de Stirling, donde estudió literatura, aunque pasó la mayor parte de su tiempo tratando de escribir una novela. Su primer relato salió a la luz cuando tenía dieciocho años y desde entonces ha sido publicado en más de una docena de revistas literarias y antologías. Impulsado por litros de cafeína, Ben terminó El Circuito, su primera novela juvenil, en Edimburgo, donde actualmente vive y da clases en una secundaria.