Los amantes y el azar suelen ser buenos amigos: los junta hasta cuando no están y de todo a su alrededor hace carta que se envían.