Adán Vez Lira trabajó en la defensa de  La Mancha, en Actopan, Veracruz,  y contra la minería a cielo abierto.

Ciudad de México, 8 de abril (SinEmbargo).– Adán Vez Lira, defensor del medio ambiente, fue asesinado en Veracruz.

El ambientalista era in tegrante de la cooperativa La Mancha en Movimiento, de acuerdo con medios locales habría sido localizado en un camino que comunica a la comunidad de La mancha y Palmas de Abajo, su cuerpo presentaba heridas de bala.

Adán Vez Lira promovía el Festival de Aves y Humedales que tenía la finalidad de sensibilizar a la población sobre el cuidado de las aves de la región y los manglares.

El trabajo del activista se enfocó en la protección del área natural protegida La Mancha, en Actopan, Veracruz, donde también formaba parte de loa Ecoguías de la zona, la cual cuenta con una porción de playa, una laguna costera y bosques de manglares.

La Directora Regional Oficina Golfo de México del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, Ximena Ramos Pedruza, lamentó el asesinato en su cuenta de Twitter y recordó que Adán Vez Lira también trabajó en la defensa del territorio contra la minería a cielo abierto.

Datos del Espacio de Organizaciones de la Sociedad Civil señalan que al menos 28 personas defensoras de derechos humanos en México fueron asesinadas durante 2019.

Tan sólo el pasado 23 de marzo el ambientalista y defensor de los derechos humanos Isaac Medardo fue asesinado afuera de su casa, ubicada en el municipio de Jiutepec, en Morelos.

De acuerdo con la Subprocuraduria de Medio Ambiente del Gobierno del estado de Veracruz un total de diez mineras cuentan con permisos federales para instalarse en Veracruz.

Hasta ahora las autoridades municipales de Actopan, Alto Lucero, Chiconquiaco, Juchique de Ferrer y Yecuatla están en contra de las instalación de las mineras.

Por otra lado integrantes de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida) denunciaron recientemente que las empresas mineras Almaden Minerals y Candelaria Minning han causado daños a manantiales y pozos de Actopan y Alto Lucero.

La organización relató que los trabajos de exploración en la zona desviaron el cauce de estos cuerpos de agua.

En diciembre pasado, la secretaria de Medio Ambiente del Gobierno local, María del Rocío Pérez, reconoció que el estado de Veracruz está amenazado por proyectos de minería de empresas extranjeras.

En aquella oportunidad, ante diputados locales, dijo que se trata de “proyectos de muerte” que se quieren instalar cerca de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde, entre los municipios de Alto Lucero y Actopan.

“Estas actividades mineras representan un serio peligro de contaminación al suelo, agua y aire de las regiones donde se ubican convirtiéndose en un verdadero problema de salud pública, ya que dentro de sus procesos requieren del uso de grandes cantidades de químicos altamente tóxicos y de explosivos para dinamitar nuestro patrimonio natural”, alertó.

Según la organización Amnistía Internacional, México es uno de los países más peligrosos para defensores de la tierra, el territorio y el medio ambiente.

Hasta septiembre de 2019 había documentado el asesinato de 12 personas que defendían la tierra, el territorio y el medio ambiente.

-Con Información de EFE