Galileo

CLAVES de la variante B.1.1.529 que, con al menos 30 mutaciones, preocupa al planeta

26/11/2021 - 11:26 am

La detección de una nueva variante con unas 30 mutaciones ha despertado el temor por que puedo representar una mayor transmisión del virus. Aquí lo que dicen los expertos y qué se sabe de la variante B.1.1.529.

LONDRES, 26 de noviembre (EFE/AP) — El anuncio en Sudáfrica de la detección de una nueva variante del coronavirus, identificada como B.1.1.529 y que presenta múltiples mutaciones, desencadenó este viernes una ola de preocupación internacional pese al relativamente bajo número de casos identificados hasta la fecha, lo que aconseja tener claras sus claves.

Mientras los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reúnen este viernes para analizar las implicaciones de esta nueva variante, estas son las principales características, determinadas hasta ahora, de la B.1.1.529, según los científicos de Sudáfrica, que fue este jueves el primer país en dar la alerta sobre su detección.

¿QUÉ ES ESTA NUEVA VARIANTE DE LA COVID-19 EN SUDÁFRICA?

Los científicos sudafricanos identificaron esta semana una nueva versión del coronavirus que según ellos es la que provocó un brote reciente en Gauteng, la provincia más poblada del país. No está claro dónde surgió la nueva variante, pero los científicos la detectaron inicialmente en Sudáfrica y también se la ha visto en viajeros a Bélgica, Botsuana, Hong Kong e Israel.

El Ministro de Salud de Sudáfrica, Joe Phaahia, dijo que la variante estaba vinculada con un “aumento exponencial” de casos en los últimos días, aunque los expertos tratan de determinar si ésta, llamada B.1.1.529, es realmente la causa.

Los casos nuevos registrados diariamente en Sudáfrica aumentaron de 200 la semana pasada a 2 mil 465 el jueves. En busca de la causa de este aumento tan brusco, los científicos estudiaron muestras de virus y descubrieron la nueva variante.

La Organización Mundial de la Salud ha convocado a un grupo de expertos para estudiar los datos sudafricanos.

¿POR QUÉ PREOCUPA A LOS CIENTÍFICOS LA NUEVA VARIANTE?

La nueva variante parece tener un número elevado de mutaciones —unas 30— en la proteína espicular, lo que podría afectar la facilidad con que se trasmite entre la gente.

Sharon Peacock, quien ha liderado la secuenciación genética de la COVID-19 en la Universidad de Cambridge, dijo que los datos conocidos hasta ahora indican que la nueva variante tiene mutaciones “congruentes con la elevada transmisibilidad”, pero aclaró que “aún no se conoce el sentido de muchas de las mutaciones”.

El virólogo Lawrence Young, de la Universidad de Warwick, dijo que la variante es “la versión más fuertemente mutada del virus que hemos visto hasta ahora”. El hecho preocupante es que la variante, aunque ha sido detectada en bajos niveles en Sudáfrica, “parece extenderse rápidamente”.

El principal especialista en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, dijo que las autoridades estadounidenses se comunicarán con sus colegas sudafricanas en las próximas horas para conocer más detalles, pero que no había indicios de que la variante haya llegado a Estados Unidos.

¿QUÉ SE SABE Y QUÉ SE DESCONOCE ACERCA DE LA VARIANTE?

Los científicos saben que la nueva variante se distingue genéticamente de las anteriores como la Beta y la Delta, pero ignoran si estas alteraciones genéticas la vuelven más trasmisible o peligrosa.

Los científicos sudafricanos han detectado un aumento brusco de los casos, pero no saben si se debe a la nueva variante. Dentro de algunas semanas se sabrá si las vacunas existentes siguen siendo eficaces.

Hasta ahora no hay indicios de que la variante cause una enfermedad más grave. Los expertos sudafricanos dicen que, tal como sucede con las otras variantes, algunos enfermos no exhiben síntomas.

Aunque algunas de las alteraciones genéticas son de cuidado, aún no está claro si el virus significa una amenaza significativa para la salud pública. Algunas variantes anteriores, como la Beta, preocuparon inicialmente a los científicos, pero no se extendieron demasiado.

François Balloux, director del instituto de genética del University College de Londres, dijo que era imposible pronosticar si el virus era más peligroso o infeccioso exclusivamente sobre la base de su composición genética.

Los expertos sudafricanos dicen que, tal como sucede con las otras variantes, algunos enfermos no exhiben síntomas. Foto: Michael Probst, AP

¿CÓMO SURGIÓ LA NUEVA VARIANTE?

El coronavirus sufre mutaciones al extenderse y muchas variantes nuevas, incluso las que presentan alteraciones genéticas preocupantes, simplemente se extinguen. Los científicos estudian las secuencias de la COVID-19 en busca de mutaciones que pudieran volver la enfermedad más trasmisible o letal, pero para ello no basta mirar sólo el virus. Deben comparar el patrón de la enfermedad en los brotes con las secuencias genéticas. Determinar la existencia de una relación puede tomar tiempo.

Peacock dijo que la variante “puede haber evolucionado en una persona infectada pero luego no abandonar el virus, dándole la oportunidad de evolucionar genéticamente. El escenario es similar, según los expertos, al del surgimiento de la variante Alfa —identificada en principio en Inglaterra— que mutó en una persona inmunodeficiente.

¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTA?

Aunque los casos confirmados de esta variante aún son pocos (alrededor de un centenar), en Sudáfrica, el país con más incidencia hasta la fecha, por el momento no se identificaron diferencias en cuanto a los efectos de la enfermedad respecto a otras variantes.

“Actualmente no se han reportado síntomas inusuales derivados de la infección con la variante B.1.1.529 y, como con otras variantes, algunos individuos son asintomáticos”, indicó hoy el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Sudáfrica (NICD, por sus siglas en inglés) en un comunicado de preguntas frecuentes.

¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE EN CUANTO A TRANSMISIÓN Y VACUNAS?

Por ahora, dado que las investigaciones están en una fase muy temprana, se desconoce qué impacto podría tener esta nueva variante en cuanto a la transmisibilidad del virus y su posible resistencia a las vacunas.

Por ahora, dado que las investigaciones están en una fase muy temprana, se desconoce qué impacto podría tener esta nueva variante en cuanto a la transmisibilidad del virus y su posible resistencia a las vacunas. Foto: Mary Altaffer, AP

“Con base en nuestro entendimiento de las mutaciones en este linaje, la evasión parcial a la inmunidad es probable, pero es probable que las vacunas aún ofrezcan altos niveles de protección frente a la hospitalización y la muerte”, precisa el NICD.

Los científicos de Sudáfrica señalan también que es posible que la nueva variante esté detrás del rápido aumento de los casos detectado en los últimos días en el país -especialmente en la populosa provincia de Gauteng (donde se encuentran Johannesburgo y Pretoria)- y los datos apuntan a que está predominando sobre la delta.

¿EN QUÉ PAÍSES SE HA DETECTADO?

Sudáfrica fue el primer el país en dar públicamente la voz de alerta este jueves, con 22 casos identificados (cifra posteriormente actualizada a 77). La primera confirmación en este país se había producido el 23 de noviembre de acuerdo con muestras recopiladas a mediados de mes.

La nueva variante también se había identificado en Botsuana (cuatro casos) alrededor de esas mismas fechas y se detectó asimismo en un viajero en Hong Kong (China) que había estado en Sudáfrica.

Este viernes, Israel también anunció la detección de la nueva variante en una persona contagiada que había estado en Malaui.

¿SE JUSTIFICAN LAS RESTRICCIONES IMPUESTAS POR ALGUNOS PAÍSES?

Tal vez. A partir del viernes al mediodía, los viajeros que arriban a Reino Unido desde Sudáfrica, Namibia, Botsuana, Lesoto, Esuatini y Zimbabue deberán aislarse durante 10 días. Varios países de la Unión Europea también se apresuraron el viernes a tratar de detener el tráfico aéreo desde el sur del continente africano.

Dado el pico reciente de COVID-19 en Sudáfrica, es “prudente” restringir los viajes desde la región, dijo el infectólogo Neil Ferguson, del Imperial College de Londres.

¿QUÉ SUCEDE A CONTINUACIÓN?

La Organización Mundial de la Salud ha convocado a un grupo de expertos para decidir si conviene designar a la nueva variante como de interés o de cuidado. En ese caso, probablemente la llamarán con una letra del alfabeto griego, de acuerdo con el sistema vigente.

Las variantes de interés, que incluyen actualmente la Mu y la Lambda, tienen cambios genéticos que se sabe que afectan la transmisibilidad y la gravedad del mal y fueron identificadas como la causa de racimos significativos en varios países.

Las variantes de cuidado, que incluyen la Alfa, Beta y Delta, son las que se trasmiten más fácilmente, causan un mal más grave o restan eficacia a las herramientas actuales.

Hasta la fecha, la delta es de lejos la variante más transmisible de la COVID-19, pues constituye más del 99 por ciento de las secuencias enviadas a la base de datos más grande del mundo.

-Con información de Maria Cheng, de AP y Nerea González, de EFE

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video