Los magistrados le recordaron a López Obrador que debe de cumplir con principios constitucionales de equidad e imparcialidad por el periodo electoral que vive el país.

Ciudad de México, 6 may (EFE).- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) exhortó este jueves al Presidente Andrés Manuel López Obrador para que durante las campañas del actual proceso electoral en el país “se ajuste a las excepciones constitucionales” de propaganda gubernamental.

También le ordenó que, durante el periodo preelectoral y hasta el fin de la jornada de los comicios del 6 de junio, la información que difunda se apegue a temas sobre servicios educativos, salud y protección civil en caso de emergencias.

Además, el Tribunal declaró, por unanimidad, la inexistencia de las infracciones de promoción personalizada, uso indebido de recursos públicos y difusión de propaganda gubernamental en periodo prohibido en la presentación de informe de labores denominado Primeros 100 días del Tercer Año de Gobierno, ocurrido el 30 de marzo, atribuidas por el opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En ese sentido, el Pleno consideró que de las expresiones vertidas por el Presidente en el informe “no se desprende la finalidad de buscar una incidencia electoral, ya sea para favorecerse a sí mismo, o para favorecer o afectar a alguna fuerza política”.

Por el contrario, refieren a logros de Gobierno, avances o desarrollo, así como beneficios y programas cumplidos, lo cual constituye propaganda gubernamental permitida.

En lo referente al exhorto, los magistrados coincidieron en que el Presidente “por la relevancia de su cargo y funciones que desempeña, debe actuar con un deber de cuidado reforzado con cualquier posicionamiento, sobre todo cuando este pueda implicar propaganda gubernamental”.

Sobre este llamamiento, el Magistrado presidente Rubén Lara dijo que, aun cuando la conducta del titular del Poder Ejecutivo “no es reprochable, en términos de ley, es importante hacerle este llamado para que actúe a partir de la posición que tiene”.

Hace dos semanas, el Instituto Nacional Electoral (INE) apercibió a López Obrador con una amonestación pública si no se abstenía de difundir logros de su Gobierno, en su conferencia de prensa matutina de todos los días.

Esto debido a que esa información viola la veda electoral y podría incidir en preferencias electorales rumbo a las elecciones del 6 de junio.

Tras el ordenamiento del INE, López Obrador pidió a los periodistas que no le pregunten por temas polémicos para evitar sanciones del INE, aunque aseguró que seguirá hablando de “democracia” y advirtió que no pueden cancelar sus ruedas de prensa.

Precisamente este jueves, el Presidente mexicano rompió de nuevo la veda electoral que le impide hablar de las campañas para denunciar la supuesta compra del voto que hace la oposición en el norteño estado de Nuevo León y la inacción del INE.

El 6 de junio, más de 93 millones de mexicanos están llamados a las urnas para elegir a los 500 diputados federales, a 15 de los 32 gobernadores, 30 Gobiernos locales y 1 mil 900 ayuntamientos.