El ex Primer Ministro Al Zurfi, aseveró que su dimisión no impedirá que siga su labor de servicio a los iraquíes a través de su escaño en el Legislativo y afirmó que seguirá trabajando para reconstruir el país “con el mismo modelo que el mundo avanzado”.

Bagdad, 9 de abril (EFE).- El Presidente de Irak, Barham Saleh, designó este jueves al ex jefe de la inteligencia Mustafa al Kazemi como nuevo Primer Ministro, poco después de que Adnan al Zurfi renunciase al puesto al perder apoyos entre los bloques suníes y kurdos, en medio de una grave crisis política en el país.

“Designamos a Mustafa al Kazemi para formar el Consejo de ministros, y encargarse de nombrar a los miembros de sus ministerios y presentarles al Parlamento para conseguir la confianza en un periodo máximo de 30 días”, reza el decreto presidencial emitido por Saleh.

Al Kazemi (Bagdad, 1967), considerado cercano a Irán, estudió Derecho y ejerció como periodista antes de convertirse en jefe de la inteligencia en junio de 2016 bajo el mandato del entonces Primer Ministro Haider al Abadi.

Su designación se produjo menos de hora más tarde de que Al Zurfi, nombrado el 17 de marzo por el Presidente, presentase este jueves su renuncia después de que la víspera partidos suníes le retirasen su apoyo y cedieran la decisión sobre un nuevo candidato a los bloques chiíes.

“El objetivo de mi renuncia a continuar con esta asignación es mantener la unidad iraquí y el interés supremo”, dijo en un comunicado Al Zurfi, un día después de que los bloques suníes y kurdos del Parlamento le retirasen su apoyo.

El dirigente designado aseveró que su dimisión no impedirá que siga su labor de servicio a los iraquíes a través de su escaño en el Legislativo y afirmó que seguirá trabajando para reconstruir el país “con el mismo modelo que el mundo avanzado”.

El ya ex Primer Ministro designado contó inicialmente con el soporte de varios sectores suníes y kurdos del hemiciclo iraquí, pero los grupos chiíes más próximos a Irán rechazaban su candidatura por considerarle demasiado cercano a Estados Unidos.

También su predecesor, Mohamed Taufiq Alaui, renunció el pasado 1 de marzo por falta de apoyo en el Parlamento.

Desde que el pasado noviembre el Primer Ministro Adel Abdelmahdi dimitiese en medio de las protestas para pedir más servicios básicos y menos corrupción iniciadas el 1 de octubre, Irak se encuentra sumido en una grave crisis política, sin que ningún candidato haya logrado formar Gobierno desde entonces.

Ante la parálisis para encontrar un sucesor, Abdelmahdi continúa aún en funciones.