“Se quedaron mal acostumbradas”, dijo y enfatizó la protección del interés público. “Siempre lo he dicho, el único o los únicos negocios que nos deben de importarnos son los negocios públicos”.

Destacó que la política energética de los últimos dos sexenios afectó a las empresas productivas dejando hasta que se convirtieran en chatarra y adelantó que considera la posibilidad de enviar una iniciativa de reforma a la Constitución que reafirme la predominancia del interés de la nación, sobre todo en el sector energético.

Ciudad de México, 26 de octubre (SinEmbargo).- Repsol, Iberdrola, Shell y otras empresas extranjeras del sector energético “estaban muy mal acostumbradas en el periodo neoliberal“, dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que su Gobierno continuará con la defensa de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex) frente a ellas.

El mandatario mexicano se refirió esta mañana a los “contratos leoninos” que las administraciones anteriores dieron a empresas privadas que afectaron los intereses de la industria energética nacional y causaron daños económicos a Pemex y CFE. “El sábado dije que me pagaba el pueblo de México no Iberdrola. Iberdrola se llevó como directiva a la que era Secretaria de Energía y también contrató como miembro de su consejo de administración a Felipe Calderón“, repitió.

Justificó la nueva política de la Secretaría de Energía (Sener) que prioriza el despacho de la electricidad que producen las plantas de la CFE sobre la de generadores privados de energías renovables. También reiteró que, si la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declara inconstitucional esta política, enviará una iniciativa para reformar la Constitución.

“Es un timbre de orgullo que digan que estamos protegiendo a la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex, pues si para eso me pagan, no me pagan para proteger a Repsol, o a Shell o a Iberdrola”, argumentó.

amlo-conferencia-26-octubre-2020

El Presidente acusó a medios y a adversarios de tergiversar sus declaraciones por decir que las energías limpias cayeron en un sofisma. Foto: Victoria Valtierra, Cuartoscuro.

El Presidente acusó a empresarios de pretender ser ambientalistas con tal de promover sus inversiones privadas. Además, recordó que su apuesta por Pemex y CFE es una promesa que hizo desde campaña.

“No engañamos a nadie, desde hace tiempo yo vengo planteando que tenemos que rescatar a la industria eléctrica y petrolera”, aseveró. “Se quedaron mal acostumbradas”, dijo sobre las empresas y enfatizó la protección del interés público. “Siempre lo he dicho, el único o los únicos negocios que nos deben de importarnos son los negocios públicos”.

Destacó que la política energética de los últimos dos sexenios afectó a las empresas productivas del Estado mexicano, dejando hasta que se convirtieran en chatarra por el desuso y aseguró que si el PRI o el PAN hubieran ganado las elecciones presidenciales de 2018 hoy Pemex y CFE ya no existirían, pues la idea buscar su privatización.

Dedicó la mayor parte de su rueda de prensa en el Palacio Nacional a defender su política energética, inspirada en la de los expresidentes Lázaro Cárdenas (1934-1940) y Adolfo López Mateos (1958-1964), quienes nacionalizaron la industria petrolera y la eléctrica. Adelantó que considera la posibilidad de enviar una iniciativa de reforma a la Constitución que reafirme la predominancia del interés de la nación, sobre todo en el sector energético.

“Los inversionistas saben bien que tienen campos suficientes para invertir en México siempre y cuando se respeten las leyes de México y no haya corrupción. (…) Hay reglas muy claras y constantemente me están buscando empresarios extranjeros para informarme que van a traer más capital a México y son bienvenidos siempre y cuando no haya abusos, no haya saqueos, no haya contratos leoninos, que paguen impuestos, que respeten la soberanía del país”, remarcó López Obrador.

“Nosotros sin nacionalizar, sin expropiar, con los márgenes que tenemos, vamos a rescatar a Pemex y a la CFE por el bien del pueblo”, enfatizó e mandatario y aseguró que el Gobierno federal está a favor de la generación de energías sustentables.

QUEJA DE IBERDROLA

El 21 de octubre, el presidente de la eléctrica española Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha dicho este miércoles en la presentación de los resultados financieros de la compañía que descarta iniciar nuevos proyectos en México si el Gobierno del país no quiere que siga invirtiendo allí.

Sánchez Galán, durante la conferencia con analistas para explicar las cuentas del grupo, ha manifestado que las políticas energéticas las elaboran los Gobiernos y, si el de México quiere recibir inversiones, Iberdrola lo seguirá haciendo, pero teniendo en cuenta el marco regulatorio.

Ha explicado que la eléctrica, que ha recurrido varias decisiones legales adoptadas por el Ejecutivo de López Obrador, ya ha completado la inversión prevista y que no van a iniciar nada.

La compañía española también observó con preocupación los cambios en la norma mexicana y considera que perjudica a los generadores privados frente a la CFE al establecer nuevos requisitos para interconexiones y en aspectos como los contratos de cobertura y los permisos de acceso.