Author image

Óscar de la Borbolla

27/06/2022 - 12:03 am

Las paradojas dolorosas

“También hay paradojas: actos que van contra toda lógica, que forman parte de nuestras costumbres más extendidas: trabajar como esclavos para ser libres o sacrificarse hasta el cansancio para después costearse unas vacaciones que ni siquiera se pueden disfrutar (…)”.

“Pero quizá las peores paradojas son las que se presentan en las relaciones sentimentales, podrían llamarse: paradojas dolorosas”. Foto: Óscar de la Borbolla

La vida está llena de paradojas: cuando uno quiere no puede y, luego, cuando uno puede, ya no quiere. Uno no sabe, y necesita urgentemente ese saber, y cuando por fin consigue ese saber, ya no lo necesita. Hay una inoportunidad en la vida que es la fuente de muchas paradojas y por eso la coincidencia es un milagro. Todo el tiempo la Luna es iluminada por el Sol y consecuentemente proyecta un cono de sombra, pero rara vez ese cono incide sobre alguna parte de nuestro planeta en lo que llamamos eclipse, y es más raro aún que esa conjunción suceda donde uno habita. Las coincidencias son muy improbables y, mientras más sean las variables que deben presentarse simultáneamente, más difícil resulta su ocurrencia, por lo que no es exagerado llamarlas milagros.

Yo viví muchos años convencido de que el reloj de manecillas que pendía en mi cocina funcionaba puntualmente: lo miraba solo dos veces al día: a las 7 de la mañana y a las 7 de la noche, al salir y al regresar a mi casa. Una vez, por casualidad, quise saber la hora al mediodía y, al mirarlo marcando las 7, comprendí que llevaba años descompuesto. Sin embargo, si no lo hubiera visto esa vez seguiría creyéndolo exacto.

Y esto mismo me ha ocurrido de las más diferentes maneras: algunas veces coincidí con un vecino y, por su conducta, me formé la impresión de que se trataba de la persona más gentil que había conocido: su comportamiento no solo era intachable, sino comedido. Sin embargo, luego supe por quienes lo conocían de veras que se trataba de un energúmeno perfecto. Y, seguramente, también me habrá ocurrido lo inverso: individuos a quienes he tachado de insoportables, pero que quienes los conocen bien los consideran completamente amables. La apreciación de lo esporádico es asunto de suerte.

También hay paradojas: actos que van contra toda lógica, que forman parte de nuestras costumbres más extendidas: trabajar como esclavos para ser libres o sacrificarse hasta el cansancio para después costearse unas vacaciones que ni siquiera se pueden disfrutar porque uno llega exhausto a los días de asueto.

Pero quizá las peores paradojas son las que se presentan en las relaciones sentimentales, podrían llamarse: paradojas dolorosas. Estas suelen enunciarse con frases como: mientras mejor lo trato peor me trata o mientras menos aparento querer a alguien más me quiere. Se trata de calabozos crueles en los que uno mismo se mete, pues lo lógico sería apartarse de los maltratadores y acercarse a quienes nos procuran; pero, por absurdo que parezca, la conducta humana es ilógica. Hasta parece mentira, pero los animales racionales son los únicos que se conducen irracionalmente, ya que los animales a secas huyen de quien les hace mal y se aproximan a quienes los tratan bien, salvo los pobres perros a los que hemos humanizado.

Uno de los ensayos filosóficos que más sabiduría encierra es Sobre la brevedad de la vida de Séneca, y la tesis de fondo no es otra que el desciframiento de una paradoja: los seres humanos, dice Séneca, se quejan de que la vida es demasiado corta, cuando en vez de aprovecharla en vivir, la convierte en tiempo que gastan en actividades que ni siquiera les gustan y aguantando a personas por las que no se sienten nada.

Twitter

@oscardelaborbol

Óscar de la Borbolla
Escritor y filósofo, es originario de la Ciudad de México, aunque, como dijo el poeta Fargue: ha soñado tanto, ha soñado tanto que ya no es de aquí. Entre sus libros destacan: Las vocales malditas, Filosofía para inconformes, La libertad de ser distinto, El futuro no será de nadie, La rebeldía de pensar, Instrucciones para destruir la realidad, La vida de un muerto, Asalto al infierno, Nada es para tanto y Todo está permitido. Ha sido profesor de Ontología en la FES Acatlán por décadas y, eventualmente, se le puede ver en programas culturales de televisión en los que arma divertidas polémicas. Su frase emblemática es: "Los locos no somos lo morboso, solo somos lo no ortodoxo... Los locos somos otro cosmos."
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas