En plena Fase 2 del coronavirus y rumbo a la Fase 3, cuando los casos se contarán por miles, una encuesta levantada por la Asamblea Nacional de Residentes revela un panorama de hospitales de la región norte, centro y sur del país sin protocolos ni insumos siquiera básicos.

Ciudad de México, 29 de marzo (SinEmbargo).– Pacientes en sillas a falta de camas. Hospitales donde falta todo, incluso jabón, agua o cubrebocas desechables usados sin necesidad por ciudadanos en las calles. El 43 por ciento del personal médico aseguró que su hospital no cuenta con un protocolo de atención y el 58 por ciento declaró no haber recibido capacitación para atender casos sospechosos o confirmados de COVID-19, de acuerdo con la Primera Encuesta al Personal Sanitario en México sobre deficiencias materiales y logísticas para la atención clínica a la pandemia, aplicada por la Asamblea Nacional de Médicos Residentes.

Los insumos que más faltan son las mascarillas N-95 (83.30 por ciento), guantes (71.90 por ciento) y gafas protectoras (56.70 por ciento), de acuerdo con los 373 consultados al corte del 23 de marzo que reflejan la serie de protestas de personal médico registradas en al menos ocho estados exigiendo el mismo equipo de protección. También carecen de batas desechables, alcohol gel e incluso, jabón y en un caso de agua. 

“Nos agarró muy desprevenidos y desprotegidos; sin protocolos”, dijo una Doctora residente del Hospital “Belisario Domínguez”, en Iztapalapa, Ciudad de México, uno de los centros donde se instalan carpas en el estacionamiento para solo atender casos relacionados con enfermedades respiratorias. Aunque están llegando insumos, teme que se agoten a lo largo de la pandemia cuando la curva de cientos de casos se acentúe. En otro hospital receptor en la capital del país, el General “Dr. Manuel Gea González”, se están prestando entre el personal una sola mascarilla N-95.

En los Triage COVID-19 de los hospitales se atienden pacientes con síntomas respiratorios. Foto: Cuartoscuro.

La encuesta fue respondida en centros de salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), de Petróleos Mexicanos (Pemex), y de la Secretaría de Salud ubicados en Chihuahua, Sonora, Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Durango, Baja California y Baja California Sur (región norte); Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Zacatecas, Ciudad y Estado de México (región centro); y Campeche, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán (región sur), de los cuales el 73 por ciento es receptor de casos de COVID-19.

El 78.5 por ciento de los encuestados es médico residente, el 13 por ciento médico interno de pregrado o pasante de servicio social y el resto enfermeros, adscritos y personal de laboratorio.

“EL PROTOCOLO ES UN CAOS”

En la región norte, los hospitales que atienden casos de coronavirus pero no tienen insumos suficientes, sobre todo mascarillas N-95, son el Hospital General de Zona No. 16 Torreón, Unidad Médica de Alta Especialidad No. 71 y Hospital General de Zona No. 16 en Coahuila; el Hospital General 450, el Hospital General de Zona con Unidad de Medicina Familiar No. 1, y Hospital General de Zona No. 51 en Durango; Hospital General de Zona No. 14 y Hospital General del Estado en Sonora; Hospital General Número 6 y Hospital Regional Ciudad Madero Pemex en Tamaulipas; y Hospital Universitario de la Universidad Autónoma de Nuevo León y Hospital General de Zona No. 4 en Nuevo León.

En el Hospital General Universitario “Dr. Joaquín del Valle Sánchez” en Torreón, Coahuila, con casos sospechosos, les faltan lentes protectores, batas desechables, mascarillas, guantes y, comentó el encuestado, “se tienen solo cuatro kits incompletos y quieren obligarnos a exponernos, el ‘filtro’ que implementaron no funciona y el ‘protocolo’ es un caos que no ha quedado bien establecido, han amenazado a los internos que se querían retirar y cuestionan la vocación, moral y ética de los residentes que pedimos condiciones dignas”. Y en el Hospital General de Saltillo respondieron que “los administradores dicen que hay todo, pero no hemos visto el equipo”.

En el Hospital rural de Papantla y en el General de zona 33 de Tierra Blanca, en Veracruz, ni a cubrebocas desechables llegan. Foto: Cuartoscuro.

En Tamaulipas, el Hospital General de Zona con Medicina Familiar No. 1, receptor que ya registró casos sospechosos, solo tiene dos ventiladores para pacientes graves, “hay pacientes en sillas” a falta de camas normales y solo cuentan con dos camas para terapia intensiva.

Al sur del país, el Hospital Rural San Felipe Ecatepec en San Cristóbal de las Casas (del IMSS Bienestar) y el Hospital Rural Bienestar Bochil, ambos centros de referencia, no tienen guantes, batas desechables, mascarillas N-95 ni gel antibacterial.

En el Hospital Rural de Papantla y en el General de zona 33 de Tierra Blanca, en Veracruz, ni a cubrebocas desechables llegan, mientras ciudadanos se pasean con ellos sin necesitarlos  (solo son necesarios para enfermos y personal con contacto directo con sospechosos o confirmados).

Y en el centro, donde la Secretaría de Salud prevé que se concentren la mayoría de los casos con COVID-19, el Hospital General de Pachuca, Hidalgo, pese a ser centro de referencia con pacientes confirmados, no cuenta con mascarillas N-95, guantes ni batas desechables. En el Estado de México, el Centro de Salud San Pedro El Alto reporta no tener ni agua, mucho menos un protocolo de atención ante la pandemia. En el Hospital General de Atizapán, se les acabó el paracetamol.