Salgado Macedonio en el INE. Foto: Cuartoscuro.

+ Democracia en riesgo
+ Dictadura socialista

La democracia mexicana está bajo amenaza. En riesgo mayor. Bajo fuego desde Palacio Nacional, en una intentona golpista encabezada por Andrés Manuel López Obrador y ejecutada por Morena, con una intención regresiva y canalla: aniquilar o descabezar al Instituto Nacional Electoral (INE) para volver a las elecciones de Estado. Que sea el presidente de la República quien controle los comicios en el país. Decir quién gana y quien pierde. Así de grave. Así de peligroso. Así de antidemocrático.

Porque más allá de que anoche el INE – en una decisión firme, congruente y valiente-, decidió ratificar el no otorgamiento de las candidaturas de Félix Salgado Macedonio en Guerrero y de Raúl Morón en Michoacán, lo peligroso, ahora, será la reacción de AMLO, Macedonio, Morón y Morena a través de la Cámara de Diputados: bajo la falacia de que el INE “atenta contra la democracia”, intentarán llevar a juicio político a Lorenzo Córdova para dinamitar al instituto, justo a mes y medio de las claves y estratégicas elecciones intermedias del 6 de junio.

“En el primer círculo de López Obrador, han escuchado las quejas presidenciales contra Lorenzo Córdova. “Hay que sacarlo del INE…”, son las palabras de AMLO. La estrategia se basará en dos vías: remover a Córdova antes de las elecciones intermedias del 2021 a través de la mayoría legislativa de Morena, y con ataques sistemáticos y sistémicos desde las redes sociales contra la actual autoridad electoral.

“¿Para qué quieren fuera del INE a Córdova antes del 2023, año en el cual debe terminar su gestión?

“Porque AMLO – innegable animal político -, y su equipo, saben a la perfección que esa mal llamada Cuarta Transformación ha sido un desastre en el ejercicio de Gobierno (cero crecimiento económico, violencia fuera de control, crisis en el sector salud, etc.), y esperan un durísimo voto de castigo en 2021 que los llevaría a perder la mayoría en el Congreso, y piensan contrarrestarlo apoderándose del Instituto Nacional Electoral. Sí: ganar en la mesa lo que no ganen en las urnas”, advertimos en esta columna desde el 12 de febrero de 2020. (A mayor detalle, ver “AMLO y Morena quieren regresar a elecciones de Estado”. SinEmbargoMX).

No nos equivocamos. Lo que escribimos hace poco más de un año, se está cumpliendo: López Obrador y Morena pretenden vulnerar, controlar y transgredir las elecciones en México como en los viejos tiempos a los que, sin duda, pertenece el actual Presidente.

La democracia mexicana está en peligro.

AMLO quiere ser juez y parte electoral.

Sí, a la manera de Venezuela.

*****

Lo ocurrido anoche durante la sesión del INE, nos abre tres escenarios fundamentales para el presente y futuro de la democracia electoral mexicana:

1) ¡NO A AMENAZAS! Al ratificar el INE – mediante los consejeros Lorenzo Córdova, Ciro Murayama, Carla Humprey, Dania Ravel, Claudia Zavala y Jaime Rivera – el no otorgamiento de las candidaturas a Salgado Macedonio y a Morón para las gubernaturas de Guerrero y Michoacán, respectivamente, se hizo cumplir la ley por encima de las amenazas de muerte emitidas por Macedonio en contra de Córdova y el resto de los consejeros. Allí quedarán, lapidarios, condenables, los ataúdes en los que Macedonio pretende meter los cadáveres de Córdova y compañía; el amago antidemocrático de que “si yo no soy candidato, no habrá elecciones en Guerrero”; de ir por Córdova y familia a su domicilio particular para ajusticiarlos; de lanzar esa vulgaridad de “no le rasquen los güevos al toro”; de llamar “cabroncito” a Córdova bajo tono amenazante. Nada. De nada sirvieron las intimidaciones públicas de Macedonio, ni sus bravatas violentas ni sus bailecitos ridículos ni sus canciones arrabaleras que lo pintan como lo que realmente es: un borrachito orate, un político acusado de violación y abuso sexual contra mujeres. Ese es Félix Salgado Macedonio.

2) EL GOLPISMO DE AMLO VS INE. Después del fallo legal del INE, la reacción peligrosa para Guerrero será que Macedonio pretenda – como lo advirtió-, sabotear las elecciones a gobernador el 6 de junio. Empero, lo más grave para la democracia será la reacción de López Obrador, quien seguramente se radicalizará y pretenderá al vapor, aprovechando la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados, descabezar al INE emprendiendo una cruzada contra Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, principalmente, quienes han asumido su trabajo de forma valiente y que son exactamente lo que deben ser: un dique legal-electoral ante las ambiciones políticas ilegales, fuera de control, impulsadas y respaldadas desde Palacio Nacional. “No le tengo confianza al INE…hay que reformarlo”, insistió ayer AMLO. Y reformarlo significa estar al servicio de lo que ordene López Obrador. Incluso, Morena ya tiene en San Lázaro un dictamen en el que propone que la presidencia del INE sea rotativa cada 3 años, y con base en ello, acotar desde ahora a Córdova quien por ley debe dejar el cargo hasta junio de 2023. Peligrosa, la reacción de Macedonio. Más peligrosa, la reacción de López Obrador quien dentro de esa espiral desquiciada y paranoica en la que ha caído desde que asumió la presidencia de México, hará todo lo posible para aniquilar al INE y asumirse él, a través de sus incondicionales, como el nuevo presidente del instituto electoral. ¿O por qué cree usted, lector, que AMLO insiste tanto en decir que él será el vigilante de las elecciones en México?

3) DE LA DICTADURA PERFECTA A LA DICTADURA SOCIALISTA. Encolerizado por el no otorgamiento del registro de candidatura a Macedonio, López Obrador instrumentaría un golpe de Estado – literal- en contra del INE, utilizando los tres pilares de nuestro sistema político: el Ejecutivo, Legislativo y Judicial. El primero, encabezando el propio AMLO la intentona golpista contra el INE a través de sus facultades constitucionales y propaganda mañanera que a diario proclama desde el corazón de Palacio Nacional. El segundo, utilizando Morena su mayoría (ilegal) en la Cámara de Diputados para destituir a Córdova y a Murayama, a quienes ubica como enemigos del Régimen socialista de la 4T, y en su lugar, nombrar a dos incondicionales del presidente de la República para controlar las elecciones en México, incluyendo las intermedias del 6 de junio y las próximas presidenciales de 2024. Y el tercero, con una Suprema Corte de Justicia (SCJN) supeditada a los mandatos de AMLO, desechando cualquier impugnación de la oposición para evitar que Palacio Nacional asuma, de facto, las funciones del INE, y apoyando todas las barbaridades y caprichos de un mandatario que desde hace tiempo ya perdió contacto ya no digamos con la legalidad, sino con toda realidad. De lograr sus propósitos, AMLO y la 4T llevarían a México a una regresión histórica brutal y dolorosa que estallaría los cimientos democráticos del país y nos regresaría a los tiempos del priismo dictatorial. Sí, de la dictadura perfecta pasaríamos a la dictadura socialista.

*****

Tras el debate de anoche de más de 4 horas, el INE sale fortalecido. Hay un árbitro electoral fuerte, valiente y confiable.

Ahora, a esperar la embestida de AMLO, Salgado Macedonio y Morena en contra del instituto electoral.

Por ello, toca defender a este INE ciudadano frente a los ataques del partido en el poder. Sea cual sea.

TW @_martinmoreno
FB / Martin Moreno
[email protected]